Albert Rivera, como presidente de Ciudadanos, es consciente que el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, tiene un perfil demasiado parecido al suyo y que su ascenso político puede perjudicar el de su partido.

Rivera y Casado defienden los mismos valores, tienen el mismo perfil, imagen parecida y por coincidir coinciden hasta en la edad.

Así, la primera medida de Rivera ha sido llevarse a Madrid a Fernando de Páramo desde Cataluña. Potenciar la Comunicación y la imagen del líder es vital en un momento delicado para Ciudadanos, que pasa de ser el político más valorado en España a estar por detrás de Pedro Sánchez y el propio Pablo Casado.

Así, el Secretario de Comunicación de Ciudadanos, portavoz adjunto del partido en el Parlament de Catalunya, Fernando de Páramo, se traslada a Madrid para iniciar una nueva etapa en la política nacional, al frente de la secretaría de comunicación nacional y en el equipo de dirección de campañas.

Rivera refuerza así su equipo ante los próximos retos electorales como son las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, un posible adelanto de las elecciones andaluzas y la posibilidad de unas elecciones generales anticipadas.

De Páramo pone fin a casi tres años y dos legislaturas como diputado del Parlamento catalán: “Ganamos las elecciones con Inés Arrimadas en Cataluña y ha sido un honor representar a tantos catalanes, ahora toca afrontar nuevos retos en la política nacional”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUn país enfermo
Artículo siguienteAdelante Andalucía será definitivamente el coco de Susana Díaz a su izquierda
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =