Parece que este año el verano será atípico para los diputados y diputadas que tendrán que dilucidar con su voto quien será el nuevo presidente de una España en revalida presidencial, un nuevo examen a la capacidad de consenso del que tampoco sabemos si saldrá el aprobado necesario en forma de gobierno o bien volveremos a repetir de nuevo un tercer paso por las urnas para hastío de la ciudadanía. De esta forma y en este juego de tacticismos en donde Podemos quiere llegar ser, el PSOE seguir siendo y el PP no dejar de serlo, destaca la actitud del sigilo estratégico de un Albert Rivera que de puntillas pero con la inteligencia política necesaria sigue presentándose como el hombre del acuerdo y del centro político.

Seamos capaces de construir un Gobierno de consenso, con un presidente, un vicepresidente y un equipo de consenso” este ha sido el mantra repetido por el líder del partido naranja desde las pasadas elecciones del 20D, palabras definitorias en gran medida de los deseos de un Albert Rivera que parece haber extraído y puesto en valor en su estrategia hacía la Moncloa otros episodios de la historia de España en los cuales un presidente como Manuel Azaña lo llego a ser aún no siendo el partido mayoritario y fruto del consenso político logrado. Así y salvando las grandes diferencias históricas, sociales y políticas, parece que Rivera ha iniciado una estrategia clara para presentarse como la solución de consenso a una España de nuevo en bloqueo parlamentario tras unos resultados que el próximo 26J  parecen serán similares en gran medida a los que tuvieron lugar el pasado mes de Diciembre.  En definitiva, la estrategia del líder del partido naranja esta clara máxime cuando además los datos de las encuestas recientemente publicadas parecen acompañarle afianzando su posición  como el líder político mejor valorado de los partidos que podrían formar la gran coalición del consenso de su mano –PSOE /PP-  dentro de una hoja de ruta en la que su partido ciudadanos sigue aumentando apoyos según los barómetros políticos de las últimas semanas. A nadie se le escapa así que la estrategia apoyada en gran medida por parte del sector económico y empresarial de nuestro país podría dar frutos . No obstante, esta por ver que tanto el PP como el PSOE claudiquen ante los cantos de sirena del Enfant Terrible y sus amigos del Ibex35.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =