No hay tregua que valga entre las dos juezas que han protagonizado la instrucción de la macrocausa de los ERE irregulares en Andalucía. Tras siete años de investigación judicial, el primero de los numerosos juicios previstos ha comenzado esta semana en la Audiencia Provincial de Sevilla, donde se juzga a 22 ex altos cargos de la Administración autonómica durante la década de 2000 a 2010, entre ellos dos ex presidentes autonómicos. Mercedes Alaya, su principal impulsora en los juzgados de Sevilla hace ya siete años, no ha querido dejar pasar la ocasión para augurar un fallo judicial de “incertidumbre fea” en el juicio a Manuel Chaves y José Antonio Griñán, seis ex consejeros y buena parte de la cúpula socialista durante una década entre los años 2000 y 2010.

Alaya augura un fallo con “incertidumbre fea” en el juicio a Chaves, Griñán y la ex cúpula socialista andaluza

Estas dudas de la jueza Alaya sobre la posibilidad de que se dicte un fallo judicial alejado de la independencia que se le presupone a la justicia parte del hecho de que la sentencia que se dicte después del verano del próximo 2018 en el primero juicio del caso ERE pasará probablemente a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

“Teniendo en cuenta que un tercio de sus miembros han sido elegidos por el Parlamento autonómico y que el presidente del Tribunal de Justicia, al que le tengo todos los respetos, también es un cargo discrecional… Esa apariencia de independencia judicial es lo que nos quita el sueño a muchos”, dijo Alaya en su conferencia.

Pese a este temor a priori de la magistrada sevillana, también tiene “la mejor” de las sensaciones sobre el juicio que acaba de comenzar en Sevilla por el presunto fraude de los ERE irregulares, sobre todo por sentirse orgullosa de la instrucción realizada durante siete años. Alaya destaca la “exhaustiva” fase de instrucción del caso, prolongada durante siete años, así como la “muchísima prueba documental” aportada al caso con datos “irrefutables” que avalan toda la investigación judicial.

Durante una conferencia ofrecida en Valencia en la Ciudad de la Justicia sobre independencia judicial, la actual magistrada de la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla desde junio de 2015, en que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le negó la comisión de servicio para continuar con el caso ERE como había solicitado tras su traslado a otro juzgado, ha vuelto a poner el punto de mira sobre su sucesora al frente del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños.

Las últimas declaraciones de la primera magistrada de los ERE añade el enésimo encontronazo con la actual instructora

“Hasta qué punto el poder judicial no tiene independencia, que una carta privada y con destinatario se dio a todos los medios de comunicación en un trámite”, soltó la jueza Alaya en su conferencia en Valencia. Para contextualizar esta afirmación cabe añadir que se refería al polémico y supuesto comunicado en el que manifestaba sus dudas personales sobre la compañera que la relevó en el caso de los ERE, María Núñez Bolaños, estrechamente vinculada con el entonces consejero de Justicia, Emilio de Llera. “Esas sospechas son conocidas en Sevilla sobradamente y lo comuniqué con respeto”, apuntó este jueves Alaya en su conferencia de Valencia.

De Llera es amigo “desde chiquititos” del marido de la jueza Núñez, según reconoce él y han publicado algunos medios al respecto. El médico forense Julio Guija Villa es el actual máximo responsable del Servicio de Psiquiatría Forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla, y hermano de María Guija Villa, la técnico del Área de Control y Seguimiento de la Dirección de Finanzas de la agencia IDEA, según admite ella misma en su perfil de Linkedin. Este ente autonómico ha sido el encargado de gestionar los fondos públicos y otorgar las subvenciones durante la década que ahora se juzga en Sevilla por el caso ERE.

Alaya subraya que no tiene nada personal contra su sucesora en el juzgado de Instrucción 6 de Sevilla. “Yo no critiqué a esa señora. Yo manifesté mis dudas personales a quien tenía que manifestarlas, no al público en general”, aclaró la jueza en la conferencia organizada en Valencia por la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial.

Pese a estas declaraciones, las desavenencias entre Alaya y Núñez han sido varias y notorias durante los últimos años, en los que las competencias de ambas en la macrocausa de los ERE ha entrado en colisión. Tanto es así que una y otra han cruzado autos judiciales poniendo en tela de juicio las decisiones de la otra parte.

Alaya apunta por elevación al sistema judicial en sí y su supuesta falta de independencia al aclarar el enrevesado asunto de su carta remitida personalmente al entonces presidente del Poder Judicial y dada a conocer públicamente inmediatamente después.

“Al no tener independencia judicial, pese a haber sido una carta secreta y con un destinatario (el entonces presidente del CGPJ), se dio con intereses políticos a todos los medios de comunicación. Yo tenía esa sospecha [sobre la relación personal entre ambos, el entonces consejero de Justicia y el esposo de la juez Núñez], claro”, ya que a su entender era algo “absolutamente” vox populi en la ciudad de Sevilla. Alaya lamenta lo que considera “injerencia política” para que ella no siguiera instruyendo esta macrocausa y critica que los jueces estén “expuestos a todo”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Creo que este periódico es de izquierdas y yo no soy de izquierdas.Si no me ponen el comentarios,ya veré si sigo con diario 16 o no.Yo admiro a don José Luis Corcuera que se dio de baja del Psoe por haber salido de secretario general,el plurinacional y populista Pedro Sánchez.Yo estoy a favor de la jueza Alaya que la echaron los de Poder Judicial por presiones políticas.Yo estoy en contra total de los catalanes golpistas e independentistas.Y no creo que la izquierda es la que mejor sabe ayudar a los necesitados porque eso falso de toda falsedad,la que lo sabía de verdad fue Santa Teresa de Calcuta.Yo no me considero católico y no pondré la equis jamás en la declaración de La Renta a favor de La Iglesia porque estaban en mayoría curas y obispos a favor de la independencia de Cataluña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + diez =