Son momentos duros para el partido socialista.

El espectáculo mediático que estamos ofreciendo las familias o seguidores de las diferentes opciones en redes sociales arrancándonos la piel a tiras, el contemplar las caras conocidas del viejo socialismo recorriendo los platós de televisión vertiendo opiniones y sentenciando su verdad como única, programas de televisión anunciando como si de un golazo se tratase, las noticias de Ferraz en directo; la burda manipulación e interpretación de todo lo que ocurre en el seno del PSOE de cualquier medio de comunicación -la mayoría al servicio del poder- con absoluta ausencia de pudor, aunque también sin posibilidad de voto, convendría recordarle; todo ello está convirtiendo un proceso de primarias a Secretario o Secretaria General en un circo para unos y en un película de terror psicológico para otros.

Circo para la derecha y otras opciones de izquierda que se frotan las manos y, película de terror para cualquier socialista, sea o no militante, que está viendo cómo desde el 1 de octubre se ha desencadenado lo que podemos denominar como “guerra fratricida” que a día de hoy poca solución ofrece.

A estas alturas ya nadie duda que la militancia y el socialismo comprometido, los que somos leales con el pasado y a nuestros ancestros, que en algunos casos dieron la vida por la libertad e ideario con el que Pablo Iglesias Posse fundó nuestro partido, paradójicamente seamos los que queremos un nuevo PSOE.

Pocos se atreven a mentar la palabra “refundación”, utilizan eufemismos como regeneración, renovación, cambio… cuando a mi entender, y no es de ahora, el partido socialista necesita refundarse y, para que nadie se asuste transcribo la definición exacta que la RAE ofrece del tan temido vocablo, refundar: “Revisar la marcha de una entidad o institución, para hacerla volver a sus principios originales o para adaptar estos a los nuevos tiempos”. ¿Tan grave es?, ¿No resulta necesario a vuestro entender reflexionar sobre nuestro origen, valorar lo que es factible a día de hoy y, adaptar o añadir nuevos enfoques pensando que después de 138 años “algo” ha cambiado y es posible que sea necesario orientarnos o reorientarnos?

Dicho lo anterior, y observando cómo se van desarrollando los acontecimientos, siguiendo con avidez todas las noticias relacionadas con este proceso, calibrando con serenidad el peligro que supone que el sector más reacio a un cambio y, que a la vista de todos ha apoyado su candidatura en el pasado más o menos cercano que nos ha llevado a una situación límite en lo que a la supervivencia del partido socialista con las siglas PSOE se refiere, sea el que tiene las riendas para definir el procedimiento a seguir en un momento clave en la historia del socialismo y en el que nos jugamos también nuestra credibilidad de cara a futuros procesos electorales; soy una de las que estoy viviendo los últimos acontecimientos como una película de terror.

No puede ser que los que han adaptado o interpretado los estatutos a su conveniencia, los que impulsaron y abonaron una abstención a una investidura del partido que nos ha dejado en cueros en cinco años; los que han impuesto una sanción a los que por coherencia con la palabra dada a los votantes y puro convencimiento dijeron alto y claro NO a Rajoy el 29 de octubre en el Congreso de los Diputados, a los que con su NO estaban diciendo Sí a la derogación de la reforma laboral, de la Ley Mordaza, de la LOMCE…; estaban diciendo Sí a la recuperación de nuestros derechos que de una forma cruel y torticera la derecha nos arrebató en pocos años y que tanto trabajo y tiempo nos había llevado alcanzar; estaban diciendo Sí a los jóvenes, Sí a la Justicia Social, Sí a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad; no puede ser que los que permitieron tal dislate tengan en sus manos el futuro del PSOE.

Estamos en momento de excepción y, como tal hay que tratarlo.

No se puede en ningún proceso limpio y transparente ser juez y parte, eso es de sentido común.

La militancia no se fía, como es lógico, de los habitantes de Ferraz. Considero que, sin ser amiga de privatizar ningún servicio y mucho menos los procesos electorales, la excepción que estamos viviendo pide a gritos una externalización de todo el trámite que suponen las primarias, sería la única manera que los militantes acudiésemos el 21 de mayo a votar sin temor a ninguna manipulación de censos, avales y resultados.

No nos jugamos sólo el que sea un Secretario o Secretaria General u otro, es mucho más serio y va mucho más lejos, nos jugamos un modelo de partido que definirá la participación de la militancia, la forma de elección de nuestros representantes, la consulta de futuros pactos de Gobierno, las políticas que en diferentes ámbitos va a seguir el PSOE y hasta un modelo de Estado en el que las diferentes instituciones no funcionen en connivencia con el poder político. Seamos conscientes de que la confrontación está equilibrada en poder y número, el primero lo tienen en Ferraz y, el segundo, el número no lo olvidemos, lo tenemos nosotros, las bases. David contra Goliat, esa batalla la ganó David, pero que no olvide nuestro David, que poco después a éste lo mató su propio hijo.

Parafraseando a Pablo Iglesias, nuestro fundador en 1879: “Nosotros estamos dispuestos a vencer -¿se entiende?-, no a defendernos.”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. La trampa, los engaños, y las malas artes van a estar presente hasta el final. Me decía un conocido que hay agrupaciones trabajando en listar a personas amigas para que voten ese día y den ganadora a Susana Díaz, quisiera pensar que no es cierto, pero cuando la gestora filtra, que no es cierto, que han hecho una encuesta interna dando vencedora a Susana con un margen amplísimo, algo están cociendo fuera de la ley, por supuesto.
    El levantamiento de la militancia, ha hecho removerse los cimientos de esta casta de sus sillones y puestos de conford, y yo les diría que no tengan miedo que hay vida fuera de la política y que es sano ganarse la vida como millones de ciudadanos honestos sin la visibilidad que tantos réditos les han proporcionado estos años.
    Este partido necesita una limpieza a fondo, regenerarse, cambiar los cromos, insuflar aire limpio y generar esperanza a esos millones de españoles que tan jodidos están con las políticas de la derecha corrupta que nos gobierna. Por eso Pedro SG y futuro presidente y a los golpistas invitarlos a que se vayan de una vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 13 =