En el Partido Popular hay críticos, aunque no aparezcan con frecuencia en los medios de comunicación. Queremos, apadrinado por el ex ministro, Jaime Mayor Oreja, considera que “el partido está esclerotizado, donde prima la fidelidad y no la capacidad”. De momento callan ante la decisión que deben adoptar los miembros del comité ejecutivo la semana que viene. En cambio otro grupo con cierto poder en la formación, que cuenta con al menos 350 miembros, Floridablanca, sí ha criticado contundentemente las condiciones impuestas por Ciudadanos para negociar la investidura de Rajoy, al que han reprochado en muchas ocasiones.

Floridablanca nació hace aproximadamente año y medio, se define como “liberal-conservador” y lo lidera Isabel Benjumea, aunque detrás de ella aparecen históricos como el ex diputado Eugenio Nasarre. Este miércoles ha salido a la palestra a través de un editorial en el que critican duramente dos de las condiciones impuestas por Ciudadanos: la referida a la reforma de la ley electoral, y la de la supresión del aforamiento.

Según Floridablanca, Albert Rivera “se sirve de la falacia de hacer creer que más proporcional es sinónimo de más democrático” y denuncian que “lo que quiere es cambiar la ley electoral con el fin de conseguir más escaños sin tener más votos”. El grupo crítico del PP dice que “la nueva política propugnada por Rivera, parece haberse olvidado de los españoles” Y en tal sentido recuerdan que “ni una palabra hay sobre grandes reformas del Estado. No se habla de garantizar la unidad de España afrontando conjuntamente la situación catalana, no hay referencias a la reforma de la educación, tampoco a los impuestos, a la sanidad o a la inversión en I+D+i”.

En lo que se refiere a la supresión de los aforamientos, el grupo Floridablanca recuerda que lo que Ciudadanos denomina “privilegios” no son “más que garantías para que los representantes de la soberanía nacional puedan ejercer sus funciones sin persecuciones arbitrarias”,

“Puede que el discurso populista, sus seguidores y sus altavoces mediáticos hayan degradado hasta el extremo esta función, pero en Floridablanca nos parece de capital importancia para la democracia y, por tanto, creemos que el debate del fuero de los parlamentarios es más complejo de lo que se está planteando”. Como alternativa proponen un nuevo tipo de aforamiento “que excluyera los delitos de corrupción”.

En cuanto a la modificación del sistema electoral, este grupo recuerda que “En Floridablanca hemos defendido la doble vuelta en la elección de alcaldes y la reforma de la ley electoral nacional de forma que se elija a la mitad del Congreso por circunscripción, lo que reforzaría el control de los votantes sobre sus representantes”. En Floridablanca se muestran muy críticos con la proporcionalidad del actual sistema “que ha llevado a la situación actual de bloqueo político”. Por ello, no entienden qué beneficio puede traer una modificación que fragmente, aún más, el Parlamento. Y, por ello se contestan: “”lo cierto es que esa propuesta de Ciudadanos no quiere el interés general, sino el beneficio propio”

Los críticos del Partido Popular están de acuerdo con otras propuestas como la limitación de los mandatos o la creación de una comisión que investigue “la corrupción en los partidos políticos”. Pero la dureza de sus argumentos ha tenido cierto calado en el seno del PP. En Génova, aunque restan importancia a este grupo, les preocupa que se abra un debate en lo que resta de tiempo hasta la reunión del comité ejecutivo que impida llegar a un acuerdo en el seno de dicho órgano. Tal vez por eso es por lo que personalidades como Cristina Cifuentes o el vicesecretario de comunicación, Pablo Casado, ya han anunciado que darán el sí a las condiciones de Ciudadanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + uno =