El sol lucía exhausto sin apenas fuerza, instantes antes de escurrirse por detrás de la montaña. El mar quieto se rendía en calma a la cálida noche. La multitud descendía somnolienta por el paseo, arremolinándose alrededor de apretujados puestos de telas tintadas, baratijas de cuero, estrellas de piedra, lunas de plata…

Se aproximó a husmear sin mucha curiosidad en uno de ellos. Era escaso el espacio alumbrado por la llama de pequeñas lámparas de aceite. La gente se abría hueco. El dulce aroma del incienso aturdía y embriagaba. En el rozar de los cuerpos sintió deslizar una pequeña gasa coloreada. Se agachó lentamente, la apretó en su mano y se irguió para devolverla. Fue entonces que sus ojos se encontraron.

  • Es tuya– La ofreció sin esperar respuesta
  • Si– Extendió el brazo y al asirla sus dedos se rozaron durante un breve instante de siglos en los que sus miradas se reconocieron, sin sombra de duda, en el eco de decenas de suelas golpeando el pavimento, en las sombras bailonas de antorchas que se aproximaban, en la prisa de esas voces esforzadas en la búsqueda, en el rasgar las ropas arañadas por la piedra del muro, durante la escalada, en el chirriar de la gruesa verja traspasada, en el correr penetrando la noche, en las palabras de aliento susurradas, en jadeos y respiraciones entrecortadas.

No podían dejar de leer en sus ojos el bramido del viento, el deslizar de una barca que se pierde en la bruma, el calor de dos cuerpos ansiados que se buscan y al fin se hallan, se tocan en la arena, besos de sal, caricias que queman, gemidos ahogados y lágrimas calladas. Una flota de cien barcos cruza el mar y se prepara para la cruenta batalla. Frenéticas carreras, gritos estremecedores, aceros fríos, desnudos que entrechocan, pueblos castigados que se abrasan en las llamas. Durante dos larguísimos segundos trataron de descubrirse en sus rostros.

  • ¿Quién eres? ¿Cuál es tu nombre?– susurró con voz quebrada
  • Julieta– acertó a decir embargada– ¿Y tú?
  • Isolda.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos − dos =