Ignacio González arrastra desde su prisión a Esperanza Aguirre al abismo político y, se espera que en próximas horas, le lleve a su dimisión. Y es que la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid se ha quedado completamente sola y sin más salida que la de dejar la política activa. Sin embargo, la que fuera la mujer con más poder político en España, hoy tan sólo reta a su partido en una agonía sin sentido.

Quien lo ha sido casi todo, menos presidenta del Gobierno, en su partido, se va sin honor y retrasando la situación mucho más de lo esperado por su propio partido y también por la oposición.

En privado nadie entiende en el PP que Aguirre aún no haya presentado aún su dimisión irrevocable, y en público tratan de ser más discretos mientras ni una sola voz se alza a su favor.

Es el final de quien ha sido ministra, la primera mujer presidenta del Senado y presidenta de la Comunidad de Madrid, entre otros cargos. Sin embargo, el Ayuntamiento se le resistió por quien jamás lo hubiera esperado, la jueza Manuela Carmena, la misma que ya ha pedido su dimisión como alcaldesa.

En las filas de los populares nadie se atreve a ocultar su preocupación por la dimensión y la gravedad de la trama de la Operación Lezo por el desfalco de más de 23.000 millones de euros del Canal de Isabel II.

Llama más la atención que la propia Esperanza Aguirre en 2016 dimitiera como presidenta del PP de Madrid por la trama de la corrupción Púnica. Hoy si cabe la situación es más grave al tratarse de su hombre de confianza y quien le sucediera, por decisión propia de Aguirre, al frente de la Comunidad de Madrid.

Fuentes populares de toda solvencia aseguran a Diario16 que el propio Rajoy espera que la dimisión definitiva de la vida política de Esperanza Aguirre ocurra en las próximas horas. De momento, al presidente y a su equipo les toca esperar. A la ex presidenta de Madrid siempre le ha gustado decir la última palabra.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. En este país en parte vivimos todavía como en la Edad Media, donde los nobles eran los amos y señores. Si el golpe de estado del 36 se dio según espertos en parte por intereses del Vaticano sobre el cambio de rumbo de la Republica en temas como dar a la población el derecho al divorcio, el fin de la persecución a los homosexuales o el voto femenino, etc. Mientras los nobles habían perdido sus títulos y la Reforma agraria iba camino de re-distribuir la riqueza agraria que ellos poseían casi en exclusiva, en un país tan rural como el nuestro. Claro que estaban tras la Sanjurjada y tras el golpe del 36. Y todavía hoy en día, tras imponerse desde el Franquismo de nuevo la monarquía piensan que ellos son los que tienen el control del país. Ya no es tan importante que posean el 50% de las tierras de cultivo en Andalucía, porque hoy en día el peso de la agricultura en la economía del país no es tan importante. Pero la riqueza de los nobles, y sus tentáculos, se ha diversificado entre el accionariado y los consejos de administración de muchas empresas. Siguen siendo un lobby de poder, y muy solidario y clasista.

    La señora condesa, nieta de condes y casada con un conde, sus hijos también condes y marqueses, casados con niñas de sangre azul. No es tremenda la endogamia, el clasismo y la xenofobia de esta gente???

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 2 =