Entrevisto a Iñaki y a Frenchy. Aviso: no soy objetiva con ellos. De hecho, mañana presentan su libro “Cómo sobrevivir a un gobierno en funciones” y me han honrado con el honor que supone para mí imprimir algunas de mis palabras en su contraportada. Junto al juez Joaquim Bosch y al Gran Forges. Así que me parece honesto decirles que estoy enamorada de su obra, de sus dibujos, de su humor y que esta entrevista está hecha con toda la intención: la de que usted les conozca y les reciba con la mejor de las predisposiciones.

Alguno podría pensar que les hago ojitos porque son manchegos. Es cierto que les entiendo bien, porque conozco esta región, donde todo está lejos y aislado y donde el aburrimiento da lugar a genios como ellos, la Hora Chanante (que luego fue más conocida por Muchachada Nui) o grandes directores de cine como Cuerda. Pero más allá de entender su humor, porque dicho sea de paso, en estas tierras tenemos un humor muy especial que está conquistando la península, el estilo de Iñaki Tovar y de José Miguel Moreno traspasa fronteras.

 


 

I. Como en Albacete no hay nada que hacer, no hay nada que ver, no va nadie. Hay que desarrollar el ingenio y, sobre todo, no está contaminado. Por eso es muy auténtico. No tenemos “tontunas”. Ha caído en gracia algo que para nosotros es muy normal: nuestra manera habitual de expresarnos resulta que es divertida para los demás. Para quien no lo conozca, es bueno ver “Amanece que no es poco”, cuando llegan los “guiris” y alucinan… pues es un poco así. Espero que nadie se ofenda por esta impresión…

F. No tenemos contacto con nada: estamos entre Madrid y Valencia en una autovía donde no hay nada que ver ni que hacer. Por eso nos hemos hecho a nosotros mismos. Hemos intentado culturalizarnos a base de libros… como muy lejos nos íbamos a Cuenca a estudiar! Aquí se dan circunstancias muy especiales para que hagamos cosas…. Especiales. Somos de la misma hornada que la gente de la Hora Chanante y por algo será que nos ha dado por plantar cara a esta realidad desde el humor.

 

Veo que leemos todos a Kierkegaard… como buenos seguidores de Faemino y Cansado, a los que reconocéis casi venerar. Os gusta el humor, ese que algunos llaman “absurdo”. Pero vuestra manera de expresaros es diferente: habláis a través de vuestros dibujos. ¿Cómo surge este proyecto?

F. Estábamos hartos con lo que estaba pasando en España. El país iba a la deriva y nadie decía nada. La mejor manera que teníamos para decir todo lo que teníamos que decir era a través de las viñetas, a través de los dibujos. Iñaki ha sido un gran profesional y lleva toda su vida dibujando. Una noche decidimos dar el paso: nos lanzamos de cabeza ante la buena acogida que tuvo. Iñaki pone su talento con los dibujos, yo aporto en todo lo demás…

I. Siempre he dibujado. No tengo conciencia de mí mismo sin dibujar. Hubo un punto de inflexión: estaba en Madrid estudiando en la Escuela Superior de Dibujo e Ilustración (ESDIP) –a quienes les agradecemos su generosidad con nuestro proyecto-, íbamos caminando por la calle y comentando Frenchi y yo. Me comentaba que iba a dejar las redes sociales, pero que las mantenía para ver lo que yo subía en mi perfil… y una cosa llevó a la otra, y nos pusimos a trabajar juntos presentando una idea diaria. Hemos visto cómo la respuesta está siendo positiva.

I. Respecto al “humor absurdo”, en realidad lo surrealista es lo que está sucediendo. No nuestra manera de contarlo. Todo se da tanto la vuelta que al final lo más llamativo es lo que tenemos ante nuestros ojos, sin dibujar nada.

acostumbrados

Es cierto, lo esperpéntico lo vemos en el día a día. Quizás el humor sea la terapia necesaria para poder asimilar las cosas… Y por eso puede que no sea precisamente “absurdo” el sentido del humor con el que trabajáis. Vuestras viñetas son un acto revolucionario.

I. Lo que pienso del “humor absurdo” es que realmente a veces me he visto haciendo viñetas que podrían considerarse como tal, cuando en realidad me he visto contando historias que me han pasado. Lo absurdo, efectivamente es lo que nos pasa. Lo que está pasando es lo verdaderamente surrealista.

F. Las viñetas pueden ser un arma de revolución. Fuimos por el lado que se nos daba bien. Hay personas que escriben bien y hacen lo que saben hacer, como en los medios en los que colaboramos. Nosotros elegimos el humor, viñetas que pretenden ilustrar un humor inteligente, que a la gente le haga pensar, que recordasen nuestras viñetas como crítica mordaz. Es nuestro objetivo: hacer mover la conciencia social y hacer pensar.

 

Os afecta lo que pueda generar una viñeta vuestra? Se mosquean los que no saben entenderos?

F. Queremos hacer una crítica mordaz; de hecho nos da prácticamente igual lo que pueda llegar a pensar alguien que no lo vea como nosotros. Desde que hemos empezado este proyecto nos ha seguido mucha gente y recibimos muchas felicitaciones. Pero también tenemos detractores que jamás podíamos imaginar que pudieran tomarse esto mal: gente muy cercana se ha sentido ofendida porque no piensa como nosotros. Y esto nos sigue llamando la atención cada día.

I. Si esto no funcionase, no lo seguiríamos haciendo. Sirven para mucho, aunque no dejan de ser un dibujo. A veces hay quien sobrevalora lo que en realidad es. No creo que sea gracias a nosotros que la gente salga de su casa, se levanten del sofá. Hemos hecho campañas electorales y no ha pasado nada: hemos trabajado contra los desahucios, contra miles de injusticias, haciendo microrrevoluciones. Pero en el fondo estamos frustrados porque siguen gobernando los mismos. Con el tiempo hemos aplacado la ansiedad, pero hemos aprendido a ir poco a poco.

 

Pintar, criticar, revolucionar, como decía antes es una terapia social. Pero intuyo que también es una terapia para vosotros…

F. Efectivamente, es una necesidad la de expresar lo que pasa. Una válvula de escape. Es cierto que si es compartida, es mucho mejor y más efectiva. Pero para nosotros es una buena cura todo el proceso creativo. Canalizamos la rabia y la indignación a través de nuestro trabajo, que es un arte.

I. Trato, cuando me llega una noticia, de pensar algo más allá. Hay un bloqueo generalizado y quiero romper con ello: el dibujo te obliga a tener una opinión más allá de lo que suele decir ahora todo el mundo, ese “sin comentarios” que parece ser la salida más fácil.

sobran-estrellas

¿Qué es lo más difícil de vuestro trabajo? Ponerle humor a temas duros, sacar una sonrisa donde hay drama…

I. La parte más difícil es hacer que la viñeta sea universal. Que sea una denuncia general, más allá de que sea un caso particular. Buscar el fondo, buscar el verdadero problema: “amiguismo, desprecio…” encontrar el origen y hallar la fórmula. Exponer algo que no es agradable pero ironizando. En esto siempre recuerdo el libro de “La necesidad de la ironía” de Valeriano Bozal: hace falta la ironía para respirar, para suavizar de manera amable la dureza de las cosas. Eso es precisamente lo que hago con mis dibujos. Me gusta el estilo amable que utilizamos pero no queremos que esté vacío de contenido.

 

En España hace falta poner color, a veces es como si viviésemos en blanco y negro.

I. Lo de poner color es importante. Se está confundiendo el respeto con la falta de ideología. Es necesario tener ideas, distintos colores, valorar la libertad y llenarlo de contenido, exhibirlo y respetar por encima de todo la diferencia. Si es cierto que existe, porque yo me pregunto por qué se ponen palos en las ruedas alegando falta de respeto cuando simplemente no estás de acuerdo con una opinión. No llego a entender los palos en las ruedas.

F. Repartimos a todos los colores, a todos los partidos. Aunque es cierto que es más sencillo “darle” a quienes están al frente del gobierno. Pero procuramos darle color al panorama, sin olvidar a quienes más daño están haciendo legitimando la corrupción en nuestro país. No hay peor gobierno que el quiere esconder sus miserias, y apoderarse de todos los medios informativos ha sido su herramienta para callar la conciencia social. Por eso nosotros hemos decidido darle mucho color, hacerlo muy visible. Combatir el silencio con nuestro trabajo.

 

Libertad de expresión, ¿era la portada del Charlie Hebdo libertad de expresión?

I. La sociedad no hemos sabido estar a la altura. Hemos salido muchas veces por la calle del medio sin plantar cara a determinadas cuestiones. Pero también hay que saber estar: si respecto a un tema no tienes un gag, no deberías obligarte a hacerlo. Pero si lo tienes tampoco deberías guardarlo. Es difícil estar a la altura, nosotros hemos tenido algunas viñetas sobre atentados y no sé si hemos conseguido trasladar lo que queríamos. Pero lo intentamos. Estar callados ante lo que sucede no es la opción que defendemos.

 

Veis luz al final del túnel? Hay túnel en realidad?

I. Hemos pensado mucho sobre esto. Sobre todo cuando miramos el trabajo de maestros como son, por ejemplo Forges. La sensación que deben tener después de tanto tiempo y ver el panorama que tenemos. Hace poco leía en la Revista Gurb, donde colaboramos, una entrevista a Forges y para nada me pareció una persona desencantada: todo lo contrario. Optimismo en estado puro. Y es esencial para levantarte cada día a hacer una viñeta.

Es cierto que han salido los mismos en las elecciones. Pero tenemos que seguir, no podemos rendirnos.

la-visita

¿En vuestras viñetas todos los políticos son necesarios o son contingentes?

I. Desde el punto de vista gráfico, como soy el que dibuja, agradezco que ya no esté Pedro Sánchez porque es muy difícil de caricaturizar. Echaré de menos a Rajoy cuando no esté porque le tengo cogido el punto. Los demás nos lo ponen muy fácil, tenemos muchas ideas en las que basarnos para hacer viñetas.

 

Recordando a Fernando Fernán Gómez, si pudierais mandar a la mierda a alguien, con esa rotundidad…

Unísono: Esperanza Aguirre y Dolores de Cospedal

 

Mañana presentáis vuestro libro “Cómo sobrevivir a un gobierno en funciones”, una obra que narra estos más de doscientos días sin gobierno…. Forges dice que no sólo tenéis presente sino que tenéis futuro. Y vosotros en ese momento….

F. Aún no podemos creernos que alguien como Forges diga esto de nosotros. Dice que tenemos futuro, y somos jóvenes en comparación, es cierto. Pero sin duda su vitalidad y su energía nos siguen pareciendo un referente.

I. Forges es alguien que no puedo describir. Va a la esencia, es de una gran inteligencia… Nos sentimos viejunos a veces y él nos dice que somos futuro… eso nos ha subido mucho la moral. El golpe del destino que nos ha unido a él ha sido una sorpresa maravillosa. Gracias a las redes sociales…

Mañana, lo dicho. Sábado, doce de la mañana en el Café Madrid, Plaza de Ópera (C/Mesón de Paños, 6). Cuentan con el apoyo de distintos colaboradores, como El Diario.es (sección de Castilla La Mancha), al que de manera especial han querido dar las gracias por el apoyo y por su coherencia, al igual que Nueva Tribuna, que se han portado muy muy bien. Desde Diario16, que también es su casa, les deseamos los mejores y mayores éxitos. ¡Larga vida Iñaky&Frenchy!

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Gracias, Beatriz, por “ilustrarnos” con esta entrevista. hace tiempo que les sigo y, la verdad, en algunos medios, entro sólo por ver el “chiste”, ya que muestran más que cualquier sesudo artículo. Muchísimas gracias por estar ahí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 5 =