Adiós Rita, adiós

3

La muerte es el único juez justo. La muerte llega sin avisar para patricios y plebeyos, para nobles y pelagatos, para honrados y sinvergüenzas. Ha muerto Rita de un infarto súbito en un hotel de Madrid. Y ha muerto sola, investigada, abandonada por sus compañeros de partido. Así se las gasta la Familia: cuando eres útil te encumbra, cuando ya no sirves a la organización te dejan tirada como una colilla. Estremece esa imagen de Rita vagabundeando a solas por el frío claustro de las Cortes, mendigando un abrazo por caridad y por los viejos tiempos. “Margui, no me has saludado”, “Espe, ¿es que ya no te acuerdas de mí?”, “Mariano, a ver cuándo vienes a verme a Valencia”.

Rita con su abrigo de piel, el Vuitton al hombro y el gesto desencajado; Rita lívida y solitaria llorando por el Salón de los Pasos Perdidos porque sus coleguitas de partido le hacían el vacío; Rita con el corazón destrozado porque la dejaban en la estacada, como a un juguete roto, como a una apestada. Todo el mundo pedía el suplicatorio para Rita y ella solo suplicaba por un poco de amor de partido. No era mucho pedir. Pero así es la Familia, así se las gastan los fieros genoveses. Implacables con los que caen en desgracia, inflexibles con los inservibles, inclementes con los amortizados. Qué cruel es la política, qué ingratos e inhumanos los compañeros que, para salvar su imagen y reputación, se apartaban de ella al verla pasear por los madriles, triste y taciturna, camino del Senado. Qué insensibles los que la dejaban a merced del destino (y del fiscal general del Estado) por miedo a verse salpicados con la hiel del escándalo. Esos sí son rufianes y no el señor catalán ese que quiere acabar con España.

Rita ha muerto en un hotel de Madrid. Ayer moría la pobre que solo tenía una desesperada vela para calentarse. Hoy muere la rica que gozaba de la calefacción a tope de un cinco estrellas pero le faltaba lo más importante: el calorcillo humano del partido. Ironías del destino. Un corazón puede aguantarlo todo menos el desamor. Un corazón es como una planta: necesita el agua de los amigos para seguir latiendo. Y el corazón de Rita, al verse sin los viejos camaradas de batallas y francachelas políticas, se ha parado de soledad, se ha  infartado de disgusto, de desamor, de desplante, de desprecio. Más que la investigación del Supremo, que a ella le tenía sin cuidado, más que las grabaciones de la Guardia Civil, lo que mata a Rita es esa cabeza del compañero del Ayuntamiento que se tuerce al verla pasar, ese gesto huraño, ese saludo necesario que se le niega, ese teléfono que nunca suena, ese viejo amigo que nunca llega, ese reloj que va contando las horas, inexorablemente, sin que llegue el consuelo y la palabra amable. Bárcenas al menos tuvo la gracia de recibir un SMS del jefe: “Sé fuerte Luis, hacemos lo que podemos”. Rita ni eso.

A Rita le dieron bolilla mientras era útil para el partido, cuando el pitufeo valenciano funcionaba a pleno rendimiento, cuando el dinero negro entraba a espuertas por el Turia y se ganaban elecciones y pasajes gloriosos de la Historia. Pero al final, cuando llegaron los picoletos con las denuncias, Montoro con las rebajas, los periódicos con los titulares y los memes con las burlas y chanzas del pueblo ya nadie quería acercarse ni saber nada, ya nadie le daba palmaditas en la espalda, ya nadie contaba con ella.

Valencia se queda viuda del rojo Rita y los collarones lujosos. La muerte tiene una sola cosa agradable: las viudas, decía Jardiel. Nuestras condolencias a la familia, pero mucho nos tememos cuál va a ser la reacción de algunos prebostes del PP a partir de ahora: dirán que Rita fue sometida a una cacería y a un linchamiento mediático insoportable; que ha sido un crimen horrendo; que la prensa la tenía acosada; que esto es lo que pasa cuando se acusa a una persona inocente, que si bla, bla, bla… Ahora llegarán los que querrán hacerle una capilla ardiente, un funeral de Estado por todo lo alto, un homenaje en el próximo congreso nacional. Hasta le pondrán una calle en su pueblo. Pero no van a engañar a nadie con sus hipocresías y sus lágrimas de cocodrilo. A Rita la han dejado en la cuneta cuando los de la UCO aporreaban la puerta. A Rita la borraron de la agenda en cuanto llegó el fiscal general con sus preguntas incómodas. A Rita la han infartado entre todos los que antes la jaleaban y aplaudían. Muchos en el partido respiran hoy aliviados porque ya nunca se podrá saber qué pasó en realidad con el pitufeo. Otros querrán hacer de ella una heroína. Así de sucia es la política.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Tan claro como el agua ,En el PP tengo la seguridad que los cargos se setiran muy aliviados y lo estarán celebrando ,sabía cosas que de salir a la luz provocarián un terremoto, y gordo, auque visto la visto, que se haga presidente a un señor que mandaba sms a un delicuente, diciendole que estaban co el, Otro autonómico habiendose demostrado que veraneaba con un traficante de drogas,pues nada, cuesta trabajo compartir bandera con gente que como esta, aunque la pobre bandera nada tenga que ver, de ser un ser vivo seguro que se sentiria avergonzada del uso que hacen de ella.

  2. jose antequera, me voy a apuntar tu nombre pa seguir tus articulos si todos son aunque sea la mitad de buenos que este. Llevo toda la mañana escuchando las teles y leyendo noticias que no hacen na mas que desparramar lagrimas de cocodrilo buscar responsabilidades facilones y en defintivia todo lo que tu presagias que van a hacer con santa rita a partir de ahora, y me he quedado impresionado por este articulo que ademas de ser poesia pura no refleja na mas que la mas pura realidad.
    enhorabuena, eres un escritor magnifico y te seguiré allá dondes escribas.

  3. Rita ha pasado de ser “La Cantaora” a “La Silenciosa” sin solución de continuidad.
    Un “oportuno” infarto lo ha conseguido. Ya van siendo muchos los “oportunos” sucesos luctuosos que se están produciendo alrededor de la Gurtell.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 18 =