Ni el Pacto de Toledo ni nadie ha conseguido llegar tan lejos. Tras la reunión mantenida ayer por el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha llegado a un acuerdo histórico entre los nacionalistas vascos y el PP para subir las pensiones.

Así, según ha confirmado en el propio congreso Aitor Esteban, diputado del PNV, en función de ese acuerdo, “las pensiones subirán un 1,6% en 2018 y los mismo que el IPC en el 2019”..

Aunque el voto del PNV a los presupuestos generales del sigue congelado mientras siga vigente el 155 como respuesta del Gobierno a la declaración de independencia del Parlament, lo cierto es que el PP ya está dando los pasos para que los soberanistas formen gobierno de una vez y pueda anularse el artículo que anula la autonomía.

En este sentido, Diario16 ya ha informado esta mañana que el Ejecutivo de Rajoy tiene prisa porque se forme Gobierno en Cataluña. Prueba de ello es que ha decidido no recurrir la delegación de voto de Puigdemont y Comín para dar prioridad a que se pueda elegir a un President de la Generalitat.

Así, el PP renuncia por ahora a abrir un nuevo frente judicial y, en lugar de presentar ante el Constitucional un recurso contra la delegación de voto aprobada ayer en la mesa del Parlament, prefiere facilitar que se forme un nuevo Ejecutivo en Cataluña, surgido de una mayoría independentista, para poner fin a la intervención del Estado en Cataluña a través del artículo 155 de la Constitución.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFalta poco para el juicio del primer periodista que denuncia a un medio publico
Artículo siguienteEl castigo del mercado al Santander demuestra por qué De Guindos y el PP le regalaron el Popular
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + cinco =