Fotos: Agustín Millán.

La comisión del Pacto de Toledo ha llegado a un acuerdo histórico para que las pensiones vuelvan a incrementarse conforme al IPC real y sin que dependa esta subida de “ningún otro parámetro”, volviendo a la recomendación segunda, aprobada en 2011, y que el partido Popular desoyó con la reforma unilateral de las pensiones de 2013.

La portavoz del PSOE del Pacto de Toledo, Mercè Perea, ha valorado como “un logro colectivo” el acuerdo en la comisión del Pacto de Toledo, al consensuar una recomendación para que las pensiones se revaloricen de forma “transparente” con el IPC.

En rueda de prensa en el Congreso tras la alianza sobre la recomendación segunda para volver a indexar las pensiones a la inflación, Perea ha expresado su confianza en que esta propuesta de “amplia mayoría termine siendo unánime”. “El consenso vuelve a las pensiones” y con esta recomendación ningún Gobierno podrá volver a hacer una reforma unilateral como la que hizo el Gobierno del PP en 2013 y deberá ceñirse al Pacto de Toledo”, ha señalado la portavoz socialista.

Es un acuerdo de mínimos para salvar el Pacto de Toledo

Perea ha afirmado que el acuerdo de alcanzado hoy “es un punto de inflexión para seguir caminando en las recomendaciones posteriores”. El acuerdo alcanzado tiene en tres puntos importantes: mejorar las pensiones de las mujeres, de los jóvenes (para que tengan carreras de cotización más largas) y de las personas con discapacidad.

“Es un esfuerzo de todos que ha aunado las voluntades y da tranquilidad en la sostenibilidad del sistema, no sólo internamente sino para los agentes económicos y sociales”, ha especificado.

Se vuelve al IPC real después de siete años en los que no se actualizaba la pensión con la inflación “sin poner fecha límite ni para hoy ni para pasado mañana”.

Es un acuerdo de mínimos para salvar el Pacto de Toledo”, ha reconocido el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano. “Básicamente se limita a salvar la viabilidad del Pacto para construir consensos sobre las pensiones”.

“La recomendación recoge que se subirán las pensiones en base al IPC, no conforme al IPC”, ha señalado Gerardo Camps, portavoz del PP.

“Ha sido un acuerdo difícil, muy trabajado, en el que todos hemos tenido que ceder diferentes cosas”, ha explicado el portavoz del PNV en la comisión, Íñigo Barandiaran.

“la sostenibilidad del sistema exige que sólo se financien con cargo a los recursos de la Seguridad Social , los gastos correspondientes al estricto mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y que toda subida por encima del IPC sea sufragada con cargo a otros recursos financieros”

“La Comisión constata que no goza del suficiente consenso político y social”, reza el acuerdo. “Ese IRP contradecía la recomendación segunda del Pacto de Toledo de 2011 porque suponía una pérdida de poder adquisitivo”, ha explicado Sergio del Campo, portavoz de Ciudadanos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha defendido la necesidad de que “el sistema de protección social en España garantice el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas a lo largo de toda su vida”.

Octavio Granado, Secretario de Estado de la Seguridad Social ha afirmado que “la revalorización de las pensiones debe realizarse de acuerdo con el IPC”. En este sentido, ha añadido que “así se hará en este año 2018 y está previsto igualmente para 2019”.

Fotos: Agustín Millán.

A partir de entonces, el Secretario de Estado de la Seguridad Social considera necesario encontrar la mejor fórmula que dotará de estabilidad al sistema y garantizará el mantenimiento continuado del poder adquisitivo de las pensiones. Granado considera que “el IPC es la referencia obligada para tener en cuenta”.

El Secretario de Estado de la Seguridad Social ha añadido que la sostenibilidad del sistema de pensiones está garantizada, aunque es imprescindible realizar un trabajo continuo que preserve a lo largo del tiempo la sostenibilidad social, jurídica y financiera de las prestaciones.

Tras casi dos años de negociaciones, los partidos políticos han consensuado que la recomendación recuerde, que “la revalorización debe ser diferenciada de cualquier otra acción de mejora encaminada no a conservar, sino —cuando lo permita la situación económica y con la oportuna cobertura legal—, a aumentar dicho poder adquisitivo”.

Además, dejan claro que “la comisión constata que el vigente Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) no goza del suficiente consenso político y social”, en referencia al indicador aprobado por el Gobierno del PP que subía las pensiones el 0,25% anualmente mientras la Seguridad Social estuviera en déficit. “La comisión considera esencial, a los efectos de generar confianza en la ciudadanía, recuperar el consenso de la Recomendación del Mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones, aprobada en el año 2011 en el marco de las Recomendaciones del Pacto de Toledo“, puntualiza la recomendación.

Asimismo considera que el desarrollo de lo establecido en esta recomendación deberá ser consultado y debatido en el seno del Pacto de Toledo.

La comisión afirma que “la sostenibilidad del sistema exige que sólo se financien con cargo a los recursos de la Seguridad Social , los gastos correspondientes al estricto mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y que toda subida por encima del IPC sea sufragada con cargo a otros recursos financieros”.

Señala que el Pacto de Toledo, “como ha venido haciendo en el pasado, defiende el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, su garantía por Ley y su preservación mediante la adopción de medidas encaminadas a asegurar el equilibrio social y financiero del sistema de pensiones en el futuro”.

Una vez que sean aprobadas por la Cámara Baja, el Gobierno es quien tiene que legislar siguiendo previsiblemente las directrices del Pacto de Toledo, que no son vinculantes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =