La sentencia de la Audiencia Nacional de la pieza separada de la “Gürtel valenciana” no deja dudas sobre la financiación ilegal del PP de la Comunidad de Valencia. Actos electorales autonómicos, municipales y de Rajoy fueron pagados con dinero negro de la caja B de los populares.

Las condenas a los cabecillas de la Gürtel y a la cúpula de los populares valencianos ya se esperaba, la cascada de confesiones en las vistas orales del juicio solo dejaban pendiente las penas a aplicar.

Según argumenta la sentencia, Valencia fue utilizada por el grupo Correa para su expansión y utilizando para ello los contactos políticos que tenía en la comunidad. “Con el propósito de obtener un mayor despliegue en el proceso electoral, los acusados del PP de Valencia, cada uno con distintas funciones, contrataron a la mercantil Orange Market servicios que abonaron de modo irregular”, afirma. El contrato supuso que “bajo la supervisión y a las órdenes de Ricardo Costa las deudas del PPCV eran satisfechas por la empresa, por ciertos empresarios valencianos concesionarios de obras y servicios públicos por la Administración regida por el partido”.

La fiscalía contaba desde el principio con el testimonio de nueve empresarios que aceptaron el reconocer pagos irregulares al PP de la Comunidad Valenciana a cambio de esquivar la entrada en prisión. Sus condenas, que llegan hasta el año y los nueve meses, han quedado sustituidas por multas.

A ellos se sumaron ‘El Bigotes’ y Costa, que explicaron que el partido por un lado recibía dinero en efectivo procedente al parecer de ‘mordidas’ por adjudicaciones y por otro había actos que directamente Orange Market los facturaba a distintas empresas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + 20 =