Momento del Barcelona - Girona de la temporada pasada

La polémica generada por la propuesta de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de celebrar el partido Girona FC – FC Barcelona en Miami trasciende de lo meramente deportivo. La negativa tanto de la Federación Española de Fútbol como de la FIFA o del propio presidente Pedro Sánchez indican que no se dará autorización a la celebración del partido Girona – Barça en Estados Unidos, un encuentro que tenía demasiados intereses que iban más allá de lo meramente deportivo.

La decisión de Javier Tebas, presidente de la LFP, no ha gustado a nadie más que a los que pueden sacar un beneficio del mismo. Tanto la Federación de Fútbol (RFEF) como el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), la FIFA e, incluso, el propio Gobierno de Pedro Sánchez están en total desacuerdo con la celebración de un partido de Liga fuera de España. Los propios jugadores ya han amenazado con ir a la huelga si se autoriza que los dos clubes catalanes jueguen en Miami el día 26 de enero.

Desde varios puntos de vista este partido es un despropósito, pero, sobre todo, podemos ver la incongruencia de los dos personajes más beneficiados del evento: Javier Tebas y Jaume Roures.

Por un lado, es incomprensible la elección de estos dos equipos y no otros, dos equipos que pueden estar muy identificados con el Procés, teniendo en cuenta la ideología de extrema derecha de Tebas. Sin embargo, por encontrar beneficios económicos al presidente de la LFP no le importa que el partido se pueda convertir en el mejor escaparate internacional que el soberanismo catalán podría encontrar…, y gratis. ¿Cómo se puede permitir que, por dinero, se juegue con los sentimientos de las personas? Esta pregunta tiene su lógica si analizamos la masa de aficionados del Barça en todo el Estado español que no son independentistas peto si seguidores incondicionales de dicho club de fútbol.

Además, el dinero hace que unan sus intereses un catalán como Jaume Roures y Javier Tebas, dos personas que ideológicamente, en conciencia y éticamente, deberían ser absolutamente incompatibles.

¿Se imaginan ustedes que aparecieran ambos equipos en la formación inicial antes del sorteo de campos con lazos amarillos? Ni el más conspicuo soberanista hubiera soñado con una promoción internacional del Procés. Evidentemente, es totalmente lícita la reivindicación catalana y mostrar un lazo amarillo está dentro de los límites de la libertad de expresión. No es cuestión de denunciar al Procés o los lazos. Lo deplorable es que Javier Tebas, para ganar dinero, esté jugando con los sentimientos de los ciudadanos en un asunto que nada tiene que ver con lo deportivo y que, además, potenciaría el movimiento soberanista en Cataluña. El presidente de la LFP ya ha demostrado durante su mandato que no tiene escrúpulos para atacar los pilares del fútbol por dinero.

Por esta razón, que las instituciones futbolísticas y políticas se hayan opuesto a que este partido se celebre fuera de España es la decisión más lógica y acertada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Menos mal que el tema no han propuesto ni el Barça ni el Girona!! No quiero ni imaginar los insultos y frases violentas que se hubieran oido. Si ambos clubs sin ser más que meros actores ya han tenido que oir alguna que otra salida de tono, oiga! que lo ha propuesto un Sr. cuyas raices e ideas son conocidas y no pasan por agasajar a Catalunya precisamente…..

  2. ¿El següent será obligar a tothom a portar els calçotets del mateix color?
    Está bé prohibir el que vulguin a llocs públics, pero ¿es necessari que la policía vingui a dormir amb nosaltres? pel que veig será el proper pas, i d’aixó s’en diu feixisme.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =