La falta de pruebas que demuestren los malos tratos de un padre a sus dos hijos ha sido la causa por la que el hombre ha sido absuelto por la Audiencia Provincial de Ourense, a pesar de que la Fiscalía consideraba probado el delito de abusos sexual, malos tratos y violencia.

El padre utilizaba objetos como una cuerda, un palo, una escoba o el cinturón

Así, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha absuelto a un acusado de los delitos de abuso sexual, malos tratos y violencia habitual sobre sus dos hijos. Contra la sentencia cabe interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo. El tribunal indica que, debido “a la voluntaria incomparecencia de los menores”, carece “de prueba directa de lo acontecido”, pues “la restante prueba practicada” en el juicio “no constituye un conjunto indiciario capaz por si solo de acreditar la veracidad del objeto de la denuncia”.

La Fiscalía solicitaba diez años y medio de cárcel y la privación de la patria potestad para el acusado por “menoscabar la integridad física y psíquica de sus hijos”, a quienes “prácticamente a diario”, entre diciembre de 2013 y marzo de 2015, les propinaba “golpes en cualquier parte del cuerpo, llegando a utilizar objetos como una cuerda, un palo, una escoba o el cinturón”. El Ministerio público también acusaba al sospechoso de realizar tocamientos a su hija cuando pernoctaba en su cama.

Durante ese periodo, en el que los menores regresaron al domicilio familiar y convivieron con sus progenitores, “no se pudieron objetivar lesiones en ninguno de los casos” porque, según consta en la sentencia, “nadie los acompañó a un centro sanitario” para supervisar las posibles consecuencias de lo ocurrido.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =