Fotos Agustín Millán

A escasos minutos de conocerse quién es el o la nueva líder del Partido Popular, los candidatos, Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría, no paran de recibir abrazos y apoyos de palabra en los pasillos de la convención del hotel Marriot donde se celebra el Congreso Extraordinario del PP.

Los compromisarios, incluídos los dos candidatos, ya han votado y la suerte esta echada para el PP.

Los propios candidatos, Fátima Blázquez, el presidente de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo, y, entre otros, Andrea Levy, han hablado para Diario16, con prudencia y con un mensaje de unidad que poco tiene que ver con lo que se respira entre los más de 3000 compromisarios que deciden el futuro del PP para los próximos años.

Nuñez Feijoo, por su parte, mantiene su neutralidad, al menos aparente, y asegura a Diario16 “si gana, apoyaré a Pablo Casado, igual que si lo hace Soraya Sáenz de Santamaría haré lo mismo”.

Lo que no cuenta el presidente gallego, es a quién de las dos candidaturas a votado.

Más cansado y con ojeras, fruto de la tensión de la campaña y de la última noche, se muestra Pablo Casado, que, sin embargo, valora muy positivamente la ovación -mayor que la que recibió su rival- y que se muestra muy optimista.

Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría se muestra más serena, entregada a sus seguidores que no la dejan ni dar un paso, aunque ante la pregunta, en medio de un abrazo de una militante, sobre “¿cómo vamos”, ha respondido “no sé”.

Andrea Levy, incondicional de Pablo Casado, ha apostado por el futuro, por la unidad y ha asegurado a nuestro medio que “lo importante es lo que pase a partir de mañana”.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEuropa mas global
Artículo siguienteSáenz de Santamaría propondrá a Fátima Báñez como secretaria general del PP
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =