El presidente nacionalista, Carlos Alonso (CC), del Cabildo de Tenerife, cuya institución abonó 139.000 euros a asociaciones en época pre-electoral.

El Cabildo de Tenerife, sufragó con 139.000 euros alrededor de 139 asociaciones de la Isla, durante el segundo trimestre del año 2015, rondando la época pre-electoral a los comicios autonómicos y municipales que se celebraron en mayo. La empresa pública IDECO, S.A (Gestión Insular para el Deporte, la Cultura y el Ocio), perteneciente a esta corporación insular, -gobernada por el presidente nacionalista Carlos Alonso (CC)-, realizó los abonos a los diferentes colectivos por un valor de 1.039 euros, según han podido saber Diario 16. El presidente del Consejo de Administración de IDECO, S.A, coincide con la presidencia del Cabildo, bajo la responsabilidad de Carlos Alonso, que gobierna en un pacto con el PSOE. 

En contraposición a esta realidad “pre-electoralista”, criticada por algunas formaciones políticas en otras ocasiones, apuntando a ciertas estrategias electoralistas de Coalición Canaria con asociaciones vecinales, algunos trabajadores de IDECO, S.A, han recurrido una resolución judicial que se sustancia en el ámbito laboral, “al considerar nulo su despido de esta empresa pública, en la que han desarrollado su actividad durante años, a través de CIDEMAT (Centro de Deportes Marinos de Tenerife), -una Escuela de Vela gestionada por el Cabildo de Tenerife-, y alegan en su defensa, que “fueron acusados y despedidos por competencia desleal, al realizar otras actividades consistentes en excursiones marítimas”, sin embargo, “eran contratados regularmente por IDECO, S.A, en actividades complementarias a la escuela de CIDEMAT”, lo cual han acreditado fehacientemente en el juzgado a través de las facturas reglamentarias correspondientes.

“No tiene sentido que el Cabildo nos tache de competencia desleal por realizar actividades para su propia escuela de Vela, cuando nos ha contratado en numerosas ocasiones para eventos diferentes”, sostienen algunos trabajadores de CIDEMAT, que han perdido su puesto de trabajo después de años de servicio público. “Desde IDECO, S.A, se financian muchas actividades deportivas y culturales, y a nadie se le califica de competencia desleal”. Estos trabajadores se encontraban en un régimen de patrones, y en régimen especial de mar, monitoreando las actividades descritas.

Los trabajadores despedidos subrayan “las malas relaciones con algunos de los directivos de CIDEMAT, destacando el estancamiento del conflicto laboral con Mariano Saínz, y califican de falta de ética laboral el no contar poder contar con relojes para delimitar los horarios de las jornadas”. Los trabajadores explican que “estos relojes estaban rotos, y que les dijeron en CIDEMAT eran muy cara la reparación, y por ello, les obligaban a firmar hojas simples en los turnos ”, pero sobre todo, apuntan que “el Cabildo con el dinero público contrató detectives privados para seguir y controlar los horarios de algunos trabajadores, incluso la toma de fotografías desde una cierta distancia, de reuniones en familia cuando nos hallábamos con nuestros hijos”.

Nos hemos sentido perseguidos por estos detectives privados, que desde las 6 de la mañana, ya asomaban cerca de nuestras viviendas, y hoy en día, aún tenemos sensación de que nos siguen a nuestras casas”, relatan algunos trabajadores despedidos por el Cabildo, mientras otros trabajadores recuerdan que “el principio de esta tensión desencadenada, tuvo su origen en un intento de acercamiento al presidente del Cabildo, Carlos Alonso (CC), para dialogar sobre las condiciones laborales en determinados aspectos, y exposición de conflictos laborales, pero no fue posible un entendimiento con él. A partir de entonces, la tensión creció en el entorno laboral, hasta que se llegaron a los despidos, en un ambiente de presión muy duro de sobrellevar”.

“Resulta sorprendente que el Cabildo contrate abogados privados para el juicio contra el despido de trabajadores públicos, cuando esta corporación insular, tiene su propio servicio jurídico, un dinero público que pagan todos los tinerfeños empleado para este fin”, exponen los trabajadores, y también critican que “el material de CIDEMAT se prestaba, cuando es un bien público”.

Por otra parte, algunos trabajadores de esta corporación insular, denuncian “el uso electoralista del Proyecto Ansina, -encomendado a IDECO, S.A-, ante la sospecha de que las actividades realizadas con mayores pudieran convertirse en un nicho de votos en época electoral”. El Proyecto Ansina (Programa de Dinamización Sociocultural e Intervención Social), del Área Social del Cabildo de Tenerife, presta sus servicios a los mayores en la realización de diversas actividades. En la actualidad, según explican estos trabajadores, apuntan a la responsabilidad de gestión de IDECO, S.A, mirando al Consejo de Administración, que preside  Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − catorce =