Pablo Iglesias tiene verborrea, grave, posiblemente incurable. Tratamiento no hay. Crónica va a ser. Habla y habla a velocidad de vértigo. Tanto que se fija poco en si construye bien o mal las frases. El determinante va por un lado, el sustantivo por otro. Nada de concordancias. Ni el femenino con el femenino ni el masculino con el masculino. El singular se va con el plural y viceversa. A veces usa el artículo en masculino y se acuerda de las mujeres y añade el femenino, pero deja el artículo sólo para ellos. Una cosa lamentable desde el punto de vista de la lengua. Pero no hay que parar en estas minucias me dirían él o sus adláteres: hay que avanzar en las conquistas sociales, no es tiempo de detenerse en esto o ésta.

Que no le acusen falsamente. A feminista no le gana nadie. Ahora dice que nombra a Errejón y a Tania Sánchez a la vez por eso, porque es feminista y las mujeres en su partido tienen que estar en la línea de salida. La meta es otra cosa, se podría deducir, pero porque la gente es muy mal pensada.

Apabulla. Coloca las frases a tal velocidad que se le escurren hacia el suelo o se van por el aire rápidas mientras el oyente o el interlocutor intenta cazarlas y se desasosiega porque no hay forma de agarrarlas. Unas se chocan con las otras, se dan codazos, se contradicen, pero siguen adelante, hay que salir de su boca como sea.

Su subconsciente lo traiciona una y otra vez. Se da ya como vencedor. Habla como vencedor. Pero, de momento, andan a degüello, entre ellos. Una cosa de locos. Corrientes, dice, pero fluyen como torrentes desbocados. Es buena la confrontación de ideas, pero las buenas son las suyas, que no se despiste el oyente y se crea las patrañas de los demás.

Y él en primera persona: masculino singular. Hablará, él claro, se da ya por seguro vencedor de esa contienda interna, con el Partido Socialista, dice, con Madina, en concreto. Porque ése le gusta y se puede entender, asegura. Y si tiene que hablar con los otros, esto es, con los que se presentan y pueden llegar a cortar el bacalao, pues también tendrá que hablar, masculino singular otra vez. Él y sólo él. Se lo guisa y se lo come todo.

El Partido Socialista, quién te ha visto y quién te ve, parece decir, y puede ser que ya se vea el dueño y señor de la izquierda. Tampoco es tan raro. Cinco millones de votos, presume. Y los socialistas bajando. Y despedazándose también entre ellos, que en esto no se quedan atrás. Sánchez ha vuelto. Y nadie se va. Susana se deja querer, calcula cuándo será buen momento para dar el paso final. Cálculos. Todo son cálculos. Menuda tropa. Andan deshojando la rosa roja. Sin pétalos la tienen ya. Ajada. Ni roja parece de tan sobada como está.

Que dan algo de miedo, se ha atrevido a decirle una periodista. Por eso no les votaron más en las generales. De qué. Son el pueblo. Ellos. Él. Como Luis el francés, en realidad. Dueño y Señor del Estado. Pero el glamour se lo quedaron en la France.

Y predica y predica. Habla y habla. Un sacamuelas parece. O un feriante. Ofrece de todo, pero no sé por qué, tras oírle y oírle, se saca la conclusión de que, por no dar, no dará ni la hora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior…Que ya no puedo vivir con tanta luz
Artículo siguienteCuando cuarenta años no son nada
Soy Doctora en Derecho, Abogada en ejercicio y profesora de Derecho Constitucional en la UNED de Barbastro. Hace poco leí unos pensamientos hermosos sobre la necesidad de escribir, que me impresionaron, acaso, porque me veía reflejada en ellos. Escribir ha sido para mí algo necesario, desde siempre, algo que he hecho siempre aunque me dedicara a otro oficio o tuviera otras ocupaciones. Mejor o peor, con más dedicación o menos, en los mejores momentos de mi vida y en los peores, siempre he escrito. Creo en el valor de la palabra escrita, en su fuerza y en su belleza, hasta el punto de que me altero cuando alguien la maltrata o la utiliza sin tino o sin delicadeza. Y la palabra es, también, un arma valiosa y dura, como dijo el poeta, por eso y porque no puedo olvidar que soy, como todos, un animal político, necesito también usarla para bramar contra el orden establecido que nos aplasta y nos oprime de muchos modos y contra el que nada más tenemos los ciudadanos corrientes. De lo que he escrito, algo ha sido publicado. En poesía: en la colección Voces Nuevas, VIII selección de poetisas, Editorial Torremozas, Madrid 1991; en la obra “Trayecto Contiguo (última poesía)”, Editorial Betania, colección Antologías 1993; inédito “Donde crecen las amapolas”. Y tengo pendientes de publicar, ya en prensa, una colección de cuentos para niños titulada “Cuentos para soñar” He sido y soy colaboradora en prensa: artículos de opinión y sección de Crítica Literaria en “Franja Digital” y colaboradora habitual de la sección “Al levantar la vista” y Extraordinarios del Semanario “El Cruzado Aragonés”. Y ya, por mi profesión, he publicado en Ensayo: “Reflexiones en torno a la previsión Constitucional de los Estados Excepcionales” en la Revista “Annales” de la UNED, Barbastro, tomo V 1988; mi tesis doctoral:“ La tutela del Rey menor en la Constitución de 1978” en la colección Aula Abierta, UNED Ediciones, Madrid 2000; “La cuestión de la incompatibilidad del tutor del Rey menor con cualquier otro ´cargo o representación política´ “ en Anuario de la UNED, Barbastro 1995-2000; “ La ruptura de la pareja de hecho: aspectos procesales”, en Actas de los Vigésimos encuentros del Foro de Derecho Aragonés 2012, Edición el Justicia de Aragón, Zaragoza 2012; en prensa “Secreto de las comunicaciones y correo electrónico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − dieciocho =