La decisión de rescatar las ocho autopistas, en manos de “los donantes”, que no ha sido portada en ninguno de los medios amables al gobierno, es un episodio más del saqueo al que nos someten. Este tema que, estando decidido antes del largo proceso electoral iniciado el 20D en 2015, solo sale a la luz por los resquicios de la prensa libre y la difusión de Redes Sociales. Resulta indignante que, la entonces ministra de Fomento Ana Pastor, afirmase en un medio televisivo que “… costarán cero euros”. Pues miente, nos costarán en torno a cinco mil millones. Millones que van a la banca. Otro nuevo rescate encubierto del que no hay ningún responsable. Economía de amiguetes. Liberalismo económico ficticio. ¿Quién firmó los contratos que obligan a rescatar almacenes de gas marino como el Castor, o las autopistas de las constructoras? Zapatero, Aznar, Rajoy… elijan que no se equivocarán. Firmaron a sabiendas que perjudicarían al “interés general” que tanto les preocupa. ¿Habrá investigación en la materia? Repito, es indignante.

No debería sorprendernos que una integrante de la pandilla pontevedresa de Rajoy, como Ana Pastor, ejercite la mentira a esos niveles, deduzco que debía ser el pasatiempo favorito de sus integrantes. Me remito a hemerotecas y diario de sesiones parlamentarias. Además de vivir en Pontevedra en los últimos veinticinco años. Dato no menor.

Luis de Guindos ya nos habló, a principios de octubre, de la reducción del déficit pactada con la Comisión Europea. Para ello se basó en que los buenos datos de crecimiento permitirían al próximo gobierno hacer un ajuste fiscal “suave”. El Ministro de Economía defendía el borrador de presupuestos que el Consejo de Ministros aprobó días más tarde, “adaptado con las nuevas proyecciones de crecimiento y déficit”. Para ello, limitaba el alcance del ajuste pendiente a 0,5% del PIB. Según explicó entonces, “…a unos 5.000 millones de euros, ya que el objetivo pactado es el 3,1% y según los cálculos del Gobierno, sin tomar medidas adicionales, se quedaría en un 3,6%”. Curiosa coincidencia en millones con el rescate de las autopistas.

Conceptualmente, la indignación es un sentimiento de intenso enfado que provoca un acto que se considera injusto, ofensivo o perjudicial. La palabra latina “indignatio” se traduce como “irritación y enfado ante un hecho o situación que se considera indigno”. La corrupción que se ha descubierto en el entorno de los partidos “constitucionalistas” es una fuente de ese sentimiento. Es algo que le preocupa al poder, la Ley Mordaza es la brutal respuesta, porque la indignación se convierte en el combustible principal de la actuación y del pensamiento que la dirige.

En esta cuestión, tanto el PP como el PSOE, tienen un largo historial de episodios que desencadenaron la indignación. Conocen que suele ser una reacción espontánea contra algo inaceptable, los recortes y el abuso del ejercicio del poder, pueden derivar en acciones más o menos organizadas, como por ejemplo las marchas de protesta. Recordemos que el 15M fue una respuesta al gobierno de Zapatero. Pese a ello, estos partidos aún hacen gestos y declaraciones que siguen alentado el enfado general. Aunque sea el PSOE de la Gestora quién lo produce en los últimos meses, ello no evita que gobiernos como el andaluz sigan tratando de eludir la realidad judicial de corruptelas generalizadas en la estructura de esa administración. Para algunos mentideros esa es la principal razón para la sociedad de intereses que produjeron actos como la investidura por medio de la abstención.

En tanto, el FMI acaba de alabar al gobierno de Rajoy por las medidas adoptadas, particularmente “los recortes”, que no reformas. Pero, al tiempo, recomiendan más recortes, en educación y sanidad, y una subida de impuestos indirectos, como el IVA, cuya inequidad es conocida. Aquí traemos el rescate de las autopistas para cabrear más.

La indignación es transversal, nos afecta a la mayoría, más allá de ideologías y creencias religiosas. Alcanza a niños mal alimentados, parados de larga duración, excluidos, jubilados, mujeres, dependientes, estudiantes, autónomos asfixiados, pobres energéticos, trabajadores con remuneraciones insuficientes… Sólo una minoría se exime de ella, en razón de que se beneficia de esta manera de gobernar. Esa fue la esencia del surgimiento de opciones como Podemos, e inclusive la ficción de Ciudadanos se valió de ese sentimiento. Su verdadera intención, en este último caso, se manifestó también como su desmoronamiento electoral.

Las mareas blanca, verde, granate y demás plataformas de movilización social, son la expresión de la incompetencia de las opciones políticas de comprender y resolver los problemas de los ciudadanos. Las soluciones están en la aplicación de un modelo diferente a liquidar los sistemas públicos que fueron posibles por el aporte de los ciudadanos. Cambio que supone terminar con la estafa que deriva esos fondos públicos a las corporaciones que se enriquecen con el modelo actual. Para que quede claro, en España ha habido una toma de poder por parte de estos grupos más allá de los canales democráticos.

¿Te quedó claro?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con Diario 16 y con su Directora, que siempre acierta y esta con la escopeta cargada, y la verdad por delante y no como una gran parte de los tertulianos del pesebre

  2. Totalmente de acuerdo con Diario 16 y su Directora Cristina Fallaras,que como siempre acgierta en el tiro y con la verdad por delante y no como bastantes tertulianos, descaradamente del pesebre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + seis =