Se me ocurrió ver ese “sálvamedelús” que es la tertulia televisivo-política inconfundible del sábado por la noche. Hacía tiempo que no me mortificaba con esa… cosa, y por colmo me sacan para colación la muerte de la heredera natural del dictador, Francisco Franco, y la cuestión de la interpretación histórica del genocidio promovido por éste y su entorno.

Sí, no hablo de “memoria histórica” porque no me parece oportuno, no fue atinado el nombre y dan mucho por culo (y con razón) con lo de que la Historia debe contar todas las víctimas de la contienda… entramos como pulpos en la jarra, más fácil no se les pudo poner. Y es verdad que la izquierda (no nos engañemos: el PSOE) ha construido una estética del guerracivilismo en la que había políticos inocentes y culpables: mentira; lo que hay que rememorar es la crueldad con la que se batieron los intereses de las organizaciones, cómo los poderes jugaron una vez más en sus tableros manchados de sangre, y sí: examinar el victimario, y dar las cifras reales y poner sobre la mesa toda matanza, expolio y tortura ejecutada en nombre de lo que fuera…

Perfecto, pero sin olvidar que Europa fue el foro de una maquinación ideológica que no es la campeona en lo sanguinario pero sí en la construcción teórica, en la estructuración y el diseño tecnológico, teológico, racial, económico, nacionalista, una teoría fundamentada en el exterminio… y que toda nuestra herencia cultural (entendida como el conjunto de la actividad intelectual documentable en nuestra geografía próxima) la ha denostado como vergonzante y objetivamente contraria a los valores del Humanismo, contraria a la Libertad, a los Derechos Humanos… [ahora habrá quien esté pensando que esto no es exclusivo del fascismo, del nazismo, de aquellos extremismos (¡presentes!), pero hay un matiz: en nombre de la Justicia se han cometido y cometen crímenes, no obstante llevarlos a cabo para conseguir una situación de dominio e injusticia disfrazada de Estado es la perversión política peor, se trata de una teoría depurante (eufemismo) y esto es el fascismo, lo he dicho aquí muchas veces ya: la inversión de los valores, cuando en nombre de la Humanidad excluimos, exterminamos matemáticamente a una parte de ella (no es lo mismo que matar a mucha gente, nótese, eso es ser nada más (y menos) que un criminal, lo otro es ser un genocida)]…

Digo que, salvo en España de forma pública y en otros lugares grupúsculos minoritarios de delincuentes, hay un consenso para avergonzarnos de ese momento de megalomanía asesina del fascismo o el nazismo; ¿cómo se puede en un medio de comunicación negar la evidencia histórica de la vinculación del golpismo del 18 de julio con el camisanegrismo, su subsidiareidad con las mareas hitlerianas y la inclusión en esa demencia exterminante? ¿Hasta cuándo van a abusar de nuestra paciencia? Y a mí me parece bien que proclamen, no creo que se deba poner fronteras a las palabras salvo cuando la Justicia pruebe la intención de un daño concreto a alguien concreto, el problema es que en este país gentuza de ese calibre habla con autoridad teórica, se siente respaldada y tiene público; si no se les considera automáticamente ridículos y siguen siendo invitados a las tertulias, lo único que probamos es el nivel de la audiencia y de nuestra amadísima nación: basura intelectual, seguimos apostados en la bazofia política que impulsó los vientos de la Guerra y es muy penoso constatar tamaña irresponsabilidad.

No salimos del agujero. En cualquier otro sitio estas tías y tíos, que no nombro por no otorgarles predicamento, actuarían en foros restringidos negacionistas, reuniones de sectas minoritarias, grupos de majaras conspiranoicos o de mamahostias meapilas; aquí dirigen, peroran y crean opinión pero no tienen la culpa, es que no tenemos un público crítico que los seleccione y decida, disertan sus tonterías mentales en programas que se pretenden foros de la libertad y no son más que prensa del corazón con ínfulas políticas… para llorar.

Enterradas las víctimas con toneladas de cal, yo canto porque algún día la razón histórica (lo prefiero a la memoria) imponga su criterio inapelable, cada vela en su palo y Dios en ningún sitio, como debe ser.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre derechos de la comunidad LGBTI en Costa Rica: balance y perspectivas 
Artículo siguienteDe las mujeres de la asamblea de Aristófanes a las actuales del capitalismo
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =