La consejera de Educación, en la Comisión de Educación del Parlamento andaluz, este miércoles.

“¿Conocen bien los menús?”, preguntó la diputada socialista Olga Manzano a los presentes en la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía que este miércoles ha debatido sobre el modelo de comedores escolares para remarcar su calidad. El portavoz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, respondió: “Vaya a la puerta de los colegios y le pregunta a los niños por la sopa de champiñones y la parga”. Así se puede resumir el chorreón que la oposición parlamentaria en pleno, incluidos Ciudadanos y Partido Popular, ha propinado al Gobierno socialista de Susana Díaz sobre su modelo y gestión de comedores escolares, pionero y el más extenso de todo el país, basado en una completa externalización del servicio gestionado por una veintena de empresas de catering que sirven comidas cocinadas mediante sistema de frío y transportada a kilómetros de distancia desde el lugar de elaboración hasta llegar a los colegios.

Protestas de los alumnos del colegio Gómez Moreno de Granada en defensa del comedor gestionado por las madres y padres.

La consejera de Educación, Sonia Gaya, alabó un servicio de comedores escolares en Andalucía “que no tiene parangón con ningún otro en nuestro país”, después de desgranar una batería de datos: 190.000 niños andaluces beneficiados, 94 millones de euros de presupuesto este curso escolar, bonificaciones según la renta familiar desde el 10% al 100%, 1.939 centros públicos con este servicio (“El 36% de los colegios públicos no tiene comedores escolares”, le recordó a la consejera la diputada del PP Carmen Céspedes), 4,38 euros el precio de cada menú desde 2009, cumple con todas las recomendaciones sanitarias de comida saludable, más pescado que carne, apuesta por la dieta mediterránea con aceite de oliva extra y productos ecológicos. Gaya resumió este servicio en Andalucía asegurando que “Andalucía está a la vanguardia de España en el impulso a los comedores escolares”.

“Vaya a la puerta de los colegios y le pregunta a los niños por la sopa de champiñones y la parga”, insta IU a la consejera de Educación

Y pese a todas estas bondades desgranadas por la consejera de Educación, todos los partidos de la oposición afearon al ejecutivo socialista de Susana Díaz el modelo de gestión de comedores escolares implantado en Andalucía, un sistema basado en la concesión a una veintena de empresas de catering, algunas de ellas con numerosas denuncias por deficiente gestión, calidad y servicio, que apuestan por la cocina en frío a muchos kilómetros de distancia de los colegios donde finalmente se sirven unos menús tan saludables y equilibrados como insípidos y escasamente atractivos para el paladar y la vista de los escolares, como se pone de manifiesto por la inmensa mayoría de las asociaciones de madres y padres, precisamente ahora que la Cámara autonómica tramita la ley de vida saludable y contra la obesidad y se completa el círculo con la exclusión de los últimos seis colegios públicos de Andalucía en los que las AMPA gestionaban con éxito sus comedores de cocina in situ y productos ecológicos de la zona. Incluso el CEIP Gómez Moreno de Granada había recibido numerosos premios por la calidad de su servicio a los escolares, algunos de ellos otorgados recientemente por la propia Junta de Andalucía.

El diputado de Izquierda Unida Antonio Maíllo cuestiona de principio a fin todo el modelo puesto en marcha por el PSOE, basado en la externalización del servicio, porque considera que “la gestión directa la ha dado por amortizada”. “No es la promoción de la línea fría la más adecuada en el fomento de una vida saludable”, añade el portavoz de IU.

Diputados andaluces durante la Comisión de Educación de este miércoles en la Cámara autonómica.

También la diputada de Ciudadanos Marta Escrivá lamenta la preeminencia que la Junta otorga a la valoración económica del sistema de comedores escolares en Andalucía, pese a reconocer que Ciudadanos “no tiene un modelo único, porque es compatible la gestión directa con otro sistema mixto”.

PP, Podemos, C’s e IU reclaman a Susana Díaz que prime la calidad del servicio y no el valor economicista

El representante de Podemos en esta comisión, Jesús de Manuel, apuntó que “se trata de definir qué ponemos en el centro: la vida de los niños, de un tejido productivo autóctono, etc”. De Manuel recriminó a la titular de Educación que “ha puesto en el centro el beneficio de las grandes empresas de catering”. El diputado de Podemos ha anunciado que su formación prepara ya una propuesta de ley para “impulsar los comedores públicos”. “Todavía puede demostrar que le importa lo público”, le recriminó el diputado de Podemos a la consejera de Educación en la sesión parlamentaria.

Desde el Partido Popular, la diputada Carmen Céspedes, que claramente defiende la “cocina in situ”, subraya que la línea fría de elaboración de los menús escolares con empresas externalizadas “se ha demostrado, por las quejas de los usuarios, que no ha sido buena, y sí lo han sido, en cambio, las cocinas autogestionadas” por los propios centros a través de sus AMPA. “El comedor escolar no es sólo cumplir con la función institucional”, subraya la representante del PP.

“Todos hemos visitado colegios y se nota el que huele a puchero de casa y el que tiene una línea fría, que no huele a nada”, dice la diputada del PP

La diputada socialista Olga Manzano, la misma que se sorprende de que el resto de formaciones políticas no valore positivamente la calidad de los menús servidos en los colegios públicos andaluces, se muestra “orgullosa” de la red de comedores escolares implantada en Andalucía, “ya que en otras comunidades existe el sistema de tupper y microondas”.

Como última reflexión de la Comisión parlamentaria de Educación, la de la diputada popular: “Todos hemos visitado colegios y se nota el que huele a puchero de casa y el que tiene una línea fría, que no huele a nada o no muy bien”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 16 =