9/12/2016. “A su patria propicia”

0

manuelvazquezmontalban1

Cuando la vida se empina, y mira que se empina veces, queda la poesía.

De todos los libros de Manuel Vázquez Montalbán, el que más me gusta es uno de poesía: Ciudad. Él me regaló la edición bilingüe Citta/Ciudad, publicada en Italia por Frassinelli, que era la que más le gustaba.

Es casi imposible encontrarla, por lo que me permito esta penosa fotografía del sobadísimo ejemplar que tengo en casa:

citta

Y elijo este poema:

 

Ciudad de cauces de sangres de plomo

y taxis varados por las ratas de agua

expertos trompetas en juicios de faltas

y ante el horror de la ciudad sumida

retorne el extranjero a su patria propicia

la memoria

largo viaje el retorno que te ultima

por acantilados de agua sucia

hacia pozos terribles las simas

ciegas donde habiten la depresión

la muerte

tentación y el recuerdo atávico de la nada

los agujeros negros y la materia oscura

será la muerte caerse al lago del tiempo

en las líneas del cielo las ciudades vividas

adiós a las esquinas inciertas

a las pieles

propicias siluetas de la compasión

geometría de saberes que ya no consuelan

en la barca se alejan los seres vividos

no extrañan el naufragio miran con respeto

la evidencia de que se muere ahogado

que ya no formas parte del resto del viaje

adiós querido

parece que fue ayer la vida

perplejo y aliviado por el último abismo

esperas otro lago otros rostros otros ojos

asomados al límite entre el agua y la muerte

ellos se van al encuentro de su tiempo

ya no podrás verles cuando tengan naufragios

y se caigan de barcas que no les deseas

en este mismo lago de aceites sin fondo

desprotegido más allá de tu vida buscas

la ciudad donde mora el deseo sin límite

a medida que tocas con los pies los tejados

de ciudades hundidas donde moran tus muertos

son sustancia de cieno y de plantas malditas

mecidas por el pesado aceite del lago inevitable

qué lento horror el de las hondas simas

donde vagan flotantes los más tristes ciegos

inútil el recurso de recordarte anfibio

no se debe no se puede no se sabe no se vuelve

pagadas las deudas enterrados los muertos

se ha llegado al fondo de la ciudad terrible

fin del lago oleoso lleno de velas blancas

y ramas verdes

 

***

Ay: “y ante el horror de la ciudad sumida retorne el extranjero a su patria propicia la memoria”.

Mañana será un día en prosa, supongo.

 

Aquí.


7/12/2016. El palco del Bernabéu es una metáfora

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDraghi: más manguerazo
Artículo siguienteLa Butaca

Periodista y escritora, estudió Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha ejercido como periodista en El Mundo, Cadena Ser, Radio Nacional de España, El Periódico de Cataluña, Cuatro, Telecinco, Antena3 Televisión,… Ha sido (por este orden) redactora de calle, entrevistadora, reportera, guionista de radio y televisión, columnista política, analista política, columnista cultural, articulista, jefa de sección, jefa de redacción y subdirectora.
Directora de D16.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez + 20 =