Foto de UNICEF.

Cerca de 75.000 niños en el noreste de Nigeria pueden morir de desnutrición y hambre durante los próximos meses a menos que reciban ayuda humanitaria urgente, advirtió ayer la agencia humanitaria de la ONU en la región.

El coordinador humanitario interino de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Peter Lundberg, dijo que estos siete millones de personas en riesgo de hambruna forman parte de los 14,8 millones de personas afectadas por las actividades terroristas de Boko Haram en la región de Borno.

Lundberg señaló que 400.000 de estos siete millones de personas en condiciones de vulnerabilidad alimentaria eran niños y que 75.000 estaban en estado crítico, debido a la insuficiente financiación de la ayuda humanitaria, especialmente las necesidades de suministro de alimentos, que establece en 5,1 millones de dólares. Sólo unos 4,7 millones de personas recibirán ayuda en 2016.

La insurgencia de Boko Haram ha afectado a cerca de 15 millones de nigerianos

Alrededor de 5,5 millones de nigerianos necesitan protección y seguridad, mientras que más de un millón de niños necesita acceso a la educación y al menos 1,8 millones de menores están desplazados y viven en campamentos.

 

Piel sobre hueso

Hay un fuerte aumento en la cifra de afectados cuando se compara con la que UNICEF dio hace un par de meses en su estudio sobre los efectos de la insurgencia islamista en 11 regiones del Norte de Nigeria entre 2013 y 2015. En septiembre, la agencia indicó que 49.000 personas entre niños, madres lactantes y mujeres embarazadas corrían riesgo de muerte.

nigeria-emergency_main-pic1

El enviado especial de la Sección Principal de Nutrición de UNICEF Nigeria, Arjan De Wagt, explicó que la ayuda a los niños malnutridos se veía obstaculizada además por la inseguridad en la región. Según De Wagt, 240.000 niños están gravemente desnutridos con la “piel sobre sus huesos”. “Estos niños no necesitan ayuda alimentaria normal sino alimentos terapéuticos. Necesitan un tratamiento especial para su condición severa”, subrayó.

28 niños mueren cada día, 8 cada hora, en la región de Borno

“Están tan gravemente desnutridos que si no se hace nada tienen un alto riesgo de morir. Aproximadamente uno de cada cinco de estos niños morirá si no reciben el apoyo especial que necesitan”, afirmó De Wagt. “En números reales, 28 niños mueren cada día, 8 cada hora”.

También Médicos Sin Fronteras ha iniciado una campaña pidiendo donaciones para su fondo de emergencia. Su objetivo inmediato es reforzar el tratamiento médico y nutricional y reducir la mortalidad y la desnutrición entre los desplazados.

 

Financiación insuficiente

Por su parte, Lundberg, insiste en que el problema principal es la falta de fondos de los que dispone la ONU para afrontar la emergencia en Borno. El plan de emergencia para Nigeria que hizo la ONU en 2014, es insuficiente. Señala que se necesitan 484 millones de dólares para traer la normalidad mínima al noreste de Nigeria. La salud, la protección, el agua potable, la alimentación, la nutrición y la educación son necesidades humanitarias importantes que los nigerianos necesitan en este momento.

mapa

La Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU indica que se está considerando el establecimiento un centro humanitario en el país en el que pueda abordarse la crisis eficazmente si se hace en estrecha colaboración con las diversas agencias de ayuda implicadas en remediar catástrofe nigeriana. Cree Lundberg que la creación del centro es posible, sobre todo teniendo en cuenta que Nigeria no es un Estado fracasado.

Aunque el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha recuperado el territorio de los islamistas, la insurgencia se ha cobrado hasta ahora un precio brutal, con más de 20.000 muertos, 2,6 millones de desplazados y una catástrofe alimentaria aterradora.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + once =