La Sección Sindical Estatal de CCOO en el Ministerio del Interior denuncia las mentiras que el Gobierno cuenta a la ciudadanía sobre el colapso que sufren las oficinas de expedición de DNI y pasaportes. Si el pasado mes de abril el director general de la Policía, Germán López Iglesias, en comparecencia en la Comisión de Interior, faltaba claramente a la verdad sobre las medidas adoptadas para solucionar la saturación de la cita previa, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido hacía lo propio en el Congreso de los Diputados, al apuntar a problemas coyunturales y circunstancias excepcionales como motivos del atasco.

Tras reconocer que aún se tardará meses en solucionar este problema, que CCOO lleva casi dos años denunciando, el director general informaba de que se estaba paliando con la incorporación de personal, y la instalación de sistemas de pago telemático y mediante datáfono. “Es cierto que han llegado funcionarios, pero únicamente 12, una cifra lejana a las 504 plazas que la DGP reconocía como necesidad urgente, y más alejada aún de las 1.230 vacantes que tiene este ámbito”, denuncian.

El pago telemático tiene por el momento poco uso por parte de la ciudadanía; según los datos facilitados por la Policía no supera el 0,1%, y es difícil que se extienda sin una campaña de promoción. Aun así, es una medida incompleta sin la instalación de TPV en cada puesto de expedición, prevista para finales de este año.

Es un escenario desalentador para la ciudadanía, cerca de la época de mayor demanda del año y con alrededor del 70% de las 289 oficinas de expedición de documentación en situación técnica de «saturación». En Madrid, País Vasco, casi toda Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y una larga lista de provincias ya se superan los dos meses para solicitar la cita.

No parece que tal situación obedezca a los problemas coyunturales que mencionaba el ministro. Más cuando los datos permitieron a CCOO avisar ya en noviembre de 2015 de que las renovaciones previstas en 2016 iban a superar en 250.000 las del año anterior, una situación que se agrava en 2017, con una previsión de 600.000 documentos más, y 1.200.000 para 2018. El DNI es un documento cíclico, que se renueva cada 5 o 10 años: no es difícil prever el aumento de la demanda.

El incremento de citas por hora y la ampliación del horario de apertura de las oficinas solo han servido para degradar la calidad del servicio público y añadir presión al personal que lo presta. La ciudadanía y las empleadas y empleados públicos llevan dos años soportando una merma constante de sus derechos por parte de la DGP y del Gobierno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Es una vergüenza. Te dicen que también puedes ir por allí y esperar a ver si hay algún hueco… como si no tuviésemos nada más que hacer que perder toda la mañana allí.
    No tienen los medios adecuados para renovar un documento que te obligan a tener, que te dan con un plazo de validez y por el que te cobran…
    Además, el DNI electrónico ha sido un bluff que no ha tenido éxito alguno.
    Por supuesto, en esto tampoco tendrá responsabilidad nadie y, como siempre, será el ciudadano quien pague las consecuencias y la multa por no llevar el DNI en vigor…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =