7 Recetas para el tupper veraniego

0

Verano. Calor. Churretones de sudor. Pánico a acercarse a la vitrocerámica, a encender el horno, miradas de terror a la olla… En verano yo es que ME NIEGO a cocinar algo que implique hervir, o pasarme horas sofriendo y muriendo en modo baño turco en mi cocina-salón de metro y medio por otro metro y medio. Además, no quiero matar a mis compañeros de piso (dos gatos muy majos) de un golpe de calor.

Así pues, recurro a mis amigas las recetas para emancipadas frescas. Que no es que yo sea una fresca, es que hago recetas frescas, eh… Bueno, dejémoslo ahí.

Traigo las 7 recetas más sencillas para el tupper del medio día y, sobre todo, muy aptas para el verano. Saca tu recetario (sí, ese que es muy bonito pero que no tocas desde hace meses).

1Receta veraniega nº 1: salmorejo

Vamos con la receta más typical spanish del verano, seas de donde seas del país, seguro que en verano te hinchas (y sino, ya lo hace tu madre por ti) a salmorejo. Eso sí, del de Alvalle cutre, no del bueno. ¿Sabes lo satisfactorio que es tomarse un buen salmorejo hecho por uno mismo?

Ingredientes: 500 gramos de tomates rojos bien maduros, 100 gramos de pan duro (de hace un par de días), 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 diente de ajo (cuidao que esto es lo que le da la caña y te puedes pasar muy fácilmente, va en gustos) y sal. ¿Has visto qué económico?

Modo de elaboración: primero corta la piel de los tomates en cruz y mételos en agua hirviendo para poder después pelarlos con facilidad (tardan entre 30 segs y un minuto en despegarse de la piel). Corta los tomates en dados pequeños, corta el pan en pedazos pequeños, y mezcla ambos ingredientes con media cucharada pequeña con sal. Deja que el tomate y la sal empapen el pan durante 20/30 minutos. Después pela el ajo, quita el centro (para no tirarte eructos en la cara de tu novi@ y que se quiera suicidar, gracias), córtalo en trocitos y añádelo al pan y al tomate. Añade por último el aceite de oliva y pásalo por la batidora hasta que alcance la consistencia que quieras, que para gustos están los colores. A mí me gusta espesito y fuerte, por ejemplo. Tendrás que ir corrigiendo el tema sal y ajo según lo veas, después, mételo en la nevera y en unos minutos… ¡Listo para salmorejear!

2Receta veraniega nº 2: ensalada de col

¿Y por qué elijo la ensalada de col? Por 3 motivos. El primero, porque estoy harta de comer lechuga, el segundo, porque es la ensalada más barata del universo, y el tercero, porque la col está de moda, que no te enteras.

Ingredientes: ¼ de col, 4 salchichas, 1 bote de melocotón en almíbar, daditos de queso fresco, 1 yogur griego y eneldo.

Modo de elaboración: primero picas la col en trozos muy chiquititos, le añades las salchichas en trozos muy chiquitos, le añades también el melocotón en almíbar (uno o dos, no todo el bote) en trozos muy chiquititos, y los dados de queso, que no hace falta que trocees en piezas pequeñas, porque ya vienen así. Súper complicado, ¿verdad? Luego prepara el aliño, que consiste en remover a muerte el yogur para que quede suave, añadirlo a la ensalada, y espolvorearla con eneldo. ¡Más fácil imposible!

3Receta veraniega nº 3: pastel de salmón

Vale, esta receta no es tan sencilla como la ensalada de col, pero tenía que incluir algo de pescadito en la lista, y el salmón está muy in (aunque un poco out de mis bolsillos, todo hay que decirlo). El caso, que si te mola el salmón, esta es una forma de tomarlo de una manera original y alejarte un poco de las tostas con guacamole de esas que están tan de moda en los brunchs.

Ingredientes: 500 gr de salmón fresco, 200 gr de langostinos, 1 diente de ajo, 2 huevos, 200 ml de nata líquida para montar, 6 láminas de gelatina neutra (o un sobre de gelatina en polvo neutra), 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal, pimienta molina negra. Y para adornar, si lo haces porque vienen los coleguis a casa y quieres quedar fetén, unos pocos más de langostinos y mayonesa.

Modo de elaboración: primero hidrata las hojas de gelatina en agua fría y resérvla.as Pica el diente de ajo y dóralo en una sartén con el aceite de oliva. Incorpora a la sartén el salmón cortado en trozos pequeños (sin piel y sin espinas, no seas cafre) y también los langostinos (sin piel también que nos conocemos). Cocínalo todo y una vez esté hecho tienes que batirlo junto con los huevos, la nata, las hojas de gelatina (escurridas) y una pizca de sal y otra de pimienta. Tritúralo todo y viértelo en un molde (ojo, utiliza un molde de silicona si no quieres que se te quede todo pegado y liarla parda). Dejar un par de horas cubierto con film de plástico en la nevera y… Voilà! ¡Pastel de salmón para todos!

4Receta veraniega nº 4: helado casero de yogur, chocolate y brownie

Vale, admito que esto muy de tupper… no es, pero no quería irme sin incluir, al menos, un postre fresquito en la lista, y mira que no soy muy de dulce ¿eh? Pero el helado me puede… Y sí, créeme cuando te digo que eres capaz de hacerlo, si lo soy yo, a no ser que seas la reencarnación de Stif Urkel, también tú lo eres. Capaz, digo.

Ingredientes: 5 yogures naturales, 5 cucharadas de cacao en polvo, 140 gramos de azúcar, 200 gr de brownie.

Modo de elaboración: mezcla en un bol grande los yogures con el cacao y el azúcar, ponlo en el molde que vayas a usar (puedes usar incluso cubiertas grandes) con trocitos de brownie por dentro. Ponles un palo o una cuchara pequeña a modo de mago. ¡Ale! ¡Helados! Quedan muy rústicos, sí, pero muy ricos, también.

5Receta veraniega nº 5: mini pizzas de berenjena

Para comer verdura de una manera que no sea ensalada hay que ser ingenioso. ¿Qué os parece una pizza con masa de berenjena? Esta es la receta más sencilla del universo, y sino, la pruebas y después me dejas un comentario.

Ingredientes: 1 ó 2 berenjenas, dependiendo de su tamaño. Tomate frito, sal, aceite de oliva extra virgen, queso parmesano rallado, aceitunas negras y orégano.

Modo de elaboración: ¿en serio tengo que explicártelo? ¿No lo has deducido ya? Corta las berenjenas en finas rodajas (7/8 mm de grosor), hornéalas a 180º unos 20 o 30 minutos, girándolas a la mitad para que se horneen por ambos lados. Retiramos las rebanadas del horno, las untamos con una gota de aceite, tomate frito, espolvoreamos queso, ponemos una aceituna partida por la mitad, y espolvoreamos un poco de orégano, para volver a meterlas al horno, esta vez a 200º, pero solo ¾ minutos, hasta que veas que el queso se ha puesto doradito. Una cena sana y fácil con la que te sentirás como Paula Echevarría en vez de como Ronald Mc Donald.

6Receta veraniega nº 6: mini tortillas de verduras

 

Ojo a esta receta, que si tienes un brunch en casa con amigos porque has ido de modern@ y ahora no sabes qué carajo preparar, te salvará el culo. Con esta receta quedarás de guay cuando en realidad te habrás gastado cuatro perras y habrás perdido solo unos 20 minutos de tu tiempo. Atent@.

Ingredientes: 4 huevos, 2 cucharadas soperas de yogur natural, 50 gr de queso rallado (el mejor es el parmesano, pero porque yo soy ultra fan), verduras al gusto cortadas muy pequeñas, yo uso tomate, albahaca, calabacín, pimiento rojo, espinaca, y brócoli, un montoncito de cada + pimienta y sal.

Modo de elaboración: prepara verduras crudas que quieras utilizar cortadas en trocitos muy pequeños en una cubitera, o mejor, en un molde para muffins (magdalenas de toda la vida de Dios), emparejándolas en función de los ingredientes con los que quieras hacer las tortillas. Aconsejo emparejar tomate y albahaca, calabacÍn y pimiento rojo, y espinaca y brócoli. Bate en un cuento los huevos con el yogur, el queso, la sal y la pimienta. Echa la mezcla en el molde de magdalenas donde tienes las verduras hasta rellenar más o menos un cuarto (si el molde es de silicona no te olvides de darle con un poquito de aceite antes para que no se te queden pegadas). Hornear (en un horno precalentado ya) a 180º unos 15 minutos. Cuando tengan la superficie dorada están listas para comer. Puedes servirlas frías, o calientes, y quedarás como un anfitrión de lo más chic, a pesar de que no tengas ni idea de cocinar. De nada.

7Receta veraniega nº 7: calabacín relleno de arroz y jamón

Requisitos para que una receta veraniega triunfe. Que no de calor, que se haga rápido, que tenga pocos ingredientes pero ricos, y, si nos ponemos exquisitos, si es barata, mejor que mejor. Pues atentos a esta receta de calabacines rellenos, buena, deliciosa y barata.

Ingredientes: 80 gr de arroz, 3 calabacines, 50 gr de cebolla picada muy pequeña, 50 gr de jamón serrano en daditos, 300 gr de caldo de jamón, 50 gr de queso emmental rallado, un chorrito de aceite de oliva + sal y pimienta.

Modo de elaboración: quita las puntas a los calabacines y pártelos en dos o tres trocos (aconsejo tres). Con una cuchara retira la pulpa del calabacín dejando un poco en la base, ¡no los rompas! Sofreímos la cebolla picada en aceite con la pulpa del calabacín (no echar sal, el jamón ya es salado), después añadir el jamón y el arroz, que sofreímos un par de minutos para que absorba el sabor, y después echamos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − tres =