Llegó San Valentín: que si ramos de flores, que si cenas románticas en restaurantes caros, que si anuncios de perfumes de mujer capitalizando los anuncios de la (poca) tele (que ves)… Sí, eso de regalar para celebrar el amor infinito y todas esas ñoñeces está genial, pero… ¿Qué pasa si no tienes ni un chavo?

No tiembles de pánico, que no, que tu pareja no te va a dejar porque venimos a salvarte amigo, traemos 7 planes / regalos low cost (vamos, para pobres) para que tengáis un San Valentín, por lo menos, decente, y sin tener que donar un riñón.

Eso sí, date prisa, ¡porque ya está aquí!

1Las barquitas del Retiro

Es hora de que cumplas ese plan que siempre has querido hacer pero que nunca te has atrevido a comentar en voz alta por miedo a que te juzguen, porque sí amigo, montar en las barcas del Retiro es muy de guiris, pero es que también es barato y todos hemos querido hacerlo desde pequeños (probablemente lo hayamos hecho y no nos acordemos). Si lo acompañas de un Picnic con mantel de cuadritos y cruasanes, a lo película de Ryan Gosling lo petas.

2Cena casera + viciada a Netflix

Aquí puedes esforzarte por niveles. Puedes desde encender velas y preparar su plato favorito para terminar con un maratón de esa serie que quiere ver desde hace tiempo y tú no, hasta comprar dos menús del Burger King y ver la serie que ya seguíais anteriormente. Yo, que soy muy gorda, me quedo con un mix de Burger + la serie que me dé a mí la gana, pero oye, para gustos colores (yo es que siempre he sido un poco cutre).

3Merienda de glotones + baño romántico y masaje

Vale, este plan Sanvalentinero low cost está restringido para los poseedores de una bañera amplia. Comra una caja repletita del Dunkin Donuts, llena la bañera de agua calentita, espuma a cholón (que es como más romántico que no se os vean las cositas), pon un par de velas, y a comer donuts dentro del agua. De verdad, es una sensación molona a la par que deliciosa. Para terminar de triunfar cuando salgáis de la bañera dale un masaje con algún aceite esencial. Prohibido el pachuli.

4Patinar por Madrid Río y algún capricho en Príncipe Pío

Si tu pareja es más de las de “San Valentín es un invento de los grandes almacenes”, pero tú estás emperrado en celebrarlo, tienes que ser sutil para que no se entere y te llame consumista. Hacer un plan especial que no hagáis cada día, pero sin que se pispe. ¿Qué tal alquilar una bici o unos patines y pasar la tarde en Madrid Río? Luego podéis pasaros por el centro comercial de Príncipe Pío y daros un caprichito, un café del Starbucks y una cookie tamaño ensaladera para compartir.

5DIY manualidades al poder

Algunos piensan que regalar manualidades es de cutres, otros, sin embargo, opinan todo lo contrario, ya que la persona que te hace un regalo artesanal te está realmente ofreciendo el regalo más caro del mundo: su tiempo. No tienes más que entrar en Pinterest y buscar DIY San Valentín. Te saldrán ideas a cholón.

6Merendar viendo un atardecer digno de Instagram

Los dos, una bolsa llena de vuestras guarrerías favoritas  (en mi caso por ejemplo serían Doritos y pipas tijuana) y un atardecer de película que inmortalizar en vuestro Instagram. Bueno, bonito y, sobre todo, barato. Si no conoces los mejores atardeceres de Madrid, yo te los cuento: Debod, las 7 Tetas de Vallecas, la terraza del Círculo de Bellas Artes, el Gourmet Experience Gran Vía, el lago del Retiro, el Palacio Real, Madrid Río, las Vistillas, la Puerta de Alcalá, el Parque del Oeste… Será que tienes pocas opciones.

7Paseo por el parque más romántico de Madrid

Y luego está la opción de atardecer más currada de todas porque incluye un entorno romántico y fotogénico de Madrid: el Parque del Capricho. Hiedras, arcos, flores, pequeños panteones y cenadores… Tu pareja estará encantada dando un paseo por aquí de tu mano. Eso sí, no olvides sacar tu entrada.

2 Comentarios

  1. Que gran artículo Lucía! Desde los planes más ‘típicos’ hasta otros más atrevidos. Mi parejo y yo hemos decidido atrevernos con el tunel de viento de Windobona que hasta ahora no sacaba el valor jaja

    Dicen que es una pasada y lo más parecido a un simulador de vuelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − seis =