Ha llegado el verano, con él, por supuesto el calor, pero también esos tiempos muertos en los que estás demasiado sudado y pegado a la cama como para levantarte si quiera a poner una serie en el ordenador, esos momentos en la terraza del apartamento de vacaciones en los que, cerveza en mano, desearías tener un hobbie estático que te permitiera pasar el rato sin moverte pero viajando lejos… Espera, espera un momento, ¿qué tal leer? Con tanto Netflix y tanto HBO hemos perdido la costumbre más sana y que más puede hacernos vivir: LEER (que conste que lo pongo en mayúsculas).

Así pues, os traigo una lista de propuestas para este veranito que ha llegado fuerte y anticipado, para que os espatarréis en la hamaca caña / refresco /copa de vino para las modernas en mano, y, ya que a vosotros se os ha quedado el culo pegado a la siento, viajéis a otros mundos con vuestra mente. ¡Apunta!

1Si quieres algo fresquito, de no pensar mucho…

Cualquier saga de lectura femenina en la que a la protagonista le pasen pesquisas amorosas y familiares, al estilo de la escritora Laura Norton, cuyo primer libro, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, ya ha sido llevado a la gran pantalla y, seguro que su segunda parte, Ante todo, mucho karma, estará en camino. Cualquiera de estos dos libros te será fácil de leer, te dejará un buen sabor de boca y, por lo menos, una sonrisa en la cara.

 

 

2Si a ti lo que te va es el misterio…

Si no caíste en las garras de La Chica del Tren el año pasado… ¿A qué estás esperando? Una historia muy turbia empapada en alcohol y ex maridos capullos te espera. O sino, tienes como opción la nueva saga Best Seller del momento, la trilogía de Los Crímenes del Baztán de Dolores Redondo.

3Un Best Seller recién salido del horno

Hoy ha llegado a las librerías lo nuevo de Dan Brown, Origen. Vale, cierto que como ha llegado hoy a las librerías, es imposible que me lo haya leído, pero si te moló El Código Da Vinci, Ángeles y Demonios, o cualquier otra de las aventuras creadas por el coco de Brown, fijo que te gusta su nuevo libro. ¡Que además transcurre en España! ¿Y lo que mola reconocer escenarios mientras lees? Ay si yo me hubiera criado en Londres habría disfrutado Harry Potter como dos mil veces más, aunque no sé si eso es posible…

 

 

4Si lo que buscas es poesía

Pero no poesía de la de Neruda o la de un autor moñas y repetitivo que se tire al estereotipo de cabeza, no. Una poesía que más que poesía es prosa, moderna, de gente de hoy, de parejas que rompen, parejas que van a la Fnac, parejas que se odian, parejas de todos los tipos, lesbianas, bisexuales, amor roto, amor moderno, poliamor… Pues te interesará leer, si lo acabas de dejar con tu pareja, El Sexo de la risa, de Irene X, y si acabas de empezar una relación y estás más acaramelado que un helado double caramel de Magnum, Mi Chica Revolucionaria, del cantautor y escritor Diego Ojeda.

 

5Un dramón de los buenos nunca perecedero

A mí particularmente leer dramas en verano… No me va mucho, pero si lo que quieres es una historia de esas que te deje al borde de la lágrima porque eres un poco masoca, el mítico Las Cenizas de Ángela cumplirá el efecto, y con creces. La historia real de Frank Mc Court (el propio autor) y su familia, irlandeses pobres (pero pobres, pobres), te dará mucho en qué pensar.

 

 

 

6Un ensayo, pero que se pueda leer, por favor

Nuestro portugués más querido, Saramago, te persigue desde el instituto con Ensayo sobre la ceguera, y tu erre que erre, que no te lo lees. Pues bien, hazme caso, el ensayo sobre una epidemia de ceguera en una gran ciudad te enganchará hasta el tuétano. Eso sí, no es un libro para estómagos sensibles, aviso ya. PD: si has visto la película, no importa, léetelo, no hay color entre una y otro, de verdad, la diferencia es ABISMAL.

 

 

7Échate unas risas

Con Gente que viene y Bah. Si te moló Laura Norton, de la cual ya hablamos en este artículo más arriba, con su saga sobre el Karma, esta novela sobre una chica a la que todo le va fatal y tiene que volverse a Santander a casa de sus padres con treinta años, sin curro y sin novio, te hará reír a carcajadas. Muy divertido, de verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 11 =