Presente hoy casi todos los países del mundo, Amnistía Internacional fue fundada en 1961 por el abogado británico Peter Benenson. Inspirado en el caso de unos estudiantes portugueses encarcelados por brindar por la libertad en su país, publicó el artículo “The Forgotten Prisoners” (Los presos olvidados) en el diario The Observer.

En él instaba a personas de todo el mundo a actuar para conseguir la excarcelación de seis reclusos a los que denominó “presos de conciencia”, esto es, personas encarceladas por sus convicciones políticas, religiosas u otros motivos de conciencia, que no habían recurrido a la violencia ni propugnado su uso.

Para su sorpresa, más de un millar de lectores respondieron a su llamada a la acción, que se replicó en otros países. Quizá sin darse cuenta, Benenson había creado un tipo de activismo que daría excelentes resultados en la lucha contra la injusticia y el abuso de poder: la acción de muchas personas anónimas a favor de otras personas víctimas de violaciones de los derechos humanos.

Lo que empezó siendo una campaña puntual pronto se transformó en un movimiento internacional por la defensa de los derechos humanos de carácter permanente. Al cabo de un año, la nueva organización ya había enviado delegaciones a cuatro países para elevar protestas en favor de varios presos de conciencia y estaba trabajando en otros 210 casos de personas encarceladas injustamente.

En 1977 la labor de Amnistía Internacional fue recompensada con el premio Nobel de la Paz, y un año más tarde la organización fue galardonada con el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En 1978, un grupo de activistas fundó Amnistía Internacional España. Su primer presidente fue el sacerdote Manuel Casanoves.

A medida que Amnistía Internacional fue creciendo como movimiento de personas que trabajan por personas, su foco de atención se fue ampliando poco a poco a víctimas de otros abusos de los derechos humanos, como la tortura, las desapariciones forzadas o la pena de muerte, hasta defender en la actualidad el espectro completo de los derechos humanos, según: https://www.es.amnesty.org

Con motivo de esta efemétides, Amnistía Internacional ha presentado ‘Grietas’, producido por Mediapro. Un largometraje documental en el que  relata cinco historias que evidencian las fracturas en materia de derechos humanos: violencia de género, terrorismo, vivienda, migración y franquismo. El resumen es que “Ha habido un retroceso de los Derechos Humanos”

“En los últimos años ha habido un retroceso en materia de defensa de los derechos humanos en nuestro país y en todo el mundo”. Amnistía Internacional España, que se define como un referente por la defensa de los derechos humanos en todo el mundo, cumple 40 años desde que en 1978 fuera legalizada en España. Con motivo de este aniversario, ha hecho balance y planteado los retos a los que quiere enfrentarse en un futuro cercano, señala Julia González en www.publico.es  el 21/03/2018.

Además, la misma autora indica que “en el Palacio de la Prensa de Madrid, Amnistía Internacional ha presentado ‘Grietas’, producido por Mediapro. Este largometraje documental relata cinco historias unidas por un elemento común como son las fracturas en materia de derechos humanos. En concreto, la pieza dirigida por Xuban Intxausti denuncia cinco problemas: violencia de género, terrorismo, vivienda, migración y franquismo.

Desde su nacimiento, la organización ha estado presente en la eliminación de la pena de muerte, en el reconocimiento social de los derechos de las mujeres, en la ayuda a refugiados y migrantes por conflictos armados y en la reparación las víctimas del terrorismo y del franquismo y la Guerra Civil. Ahora, ponen el foco en seguir avanzando en la defensa de los derechos humanos en España y todo el mundo”.

Amnistía se enorgullece de que nunca ha dejado de denunciar la violación de los derechos fundamentales. En un acto para la prensa el director de AI en España Esteban Beltrán ha reconocido que “el mundo está mejor que hace 40 años pero peor que hace 10”. Entre los culpables ha señalado a las políticas de austeridad que el Gobierno ha llevado a cabo en los últimos años.

Hacer un mundo mejor desde España es nuestro reto”, dice Esteban Beltrán y señala que “La crisis económica se ha convertido en una crisis de derechos humanos” que hay que revertir. Culpa a las políticas de austeridad, según Julia González, a las políticas de refugiados incumplidas y a la pérdida de peso en las políticas de violencia de género, que han provocado la impunidad de los agresores y la desprotección de las víctimas.

“En la comunidad internacional, España apoya formalmente la protección de los derechos, pero declina las recomendaciones. “Cada vez hay menos gobiernos que defienden con convicción los derechos humanos”, explica Beltrán. Y ahora esa defensa de los derechos ha pasado a la gente. Las movilizaciones sociales han crecido y el Gobierno ha endurecido las leyes para poner control sobre ellas. Esto ataca a la libertad de expresión.

Esta es la explicación a lo ocurrido con la Ley de Protección Ciudadana (“Ley Mordaza, todavía NO DEROGADA) que, según Amnistía, no era necesaria en España porque el porcentaje de manifestaciones con finales violentos es mínimo. Bajo esta ley, se han puesto en riesgo la libertad de expresión, el derecho de reunión y la libertad de información de los ciudadanos. “Si se limita la libertad de expresión, se limita también el alcance de otros derechos”, dice el director”.

“Afortunadamente, en España no hay políticas de odio” como sí existen en países como Francia, Holanda, Reino Unido, Polonia o Hungría. En nuestro país no hay partidos mayoritarios con discursos que ataquen a las minorías y eso es “importante”. Sin embargo, ese discurso está surgiendo en algunos partido políticos y  debe ser erradicado más pronto que tarde.

Se está desarrollando la justicia y la reparación de las víctimas de   terroristas de ETA en el País Vasco pero no para los represaliados en la dictadura. “Si pedimos verdad para los asesinados por ETA, hay que pedirla también para los que sufrieron el franquismo”, exige el director de Amnistía. “No puede ser que ignoremos lo que pasó porque no se puede pasar página sin leerla”. Además, debe haber una reparación para todos los represaliados y sus familiares por la dictadura franquista.

Por ello, de acuerdo con la autora, la organización plantea como reto hacer justicia para ellos (Represaliados y familiares de la Dictadura franquista, dictadura traida a España después de el Golpe de Estado del dictador Franco y sus secuaces contra un Gobierno legalmente constituidos, la II República).

Además, pretende seguir defendiendo el derecho a la reparación de las víctimas en el País Vasco y del denominado ‘terrorismo de Estado’. Otros focos son, por ejemplo, la garantía de que las medidas de austeridad no vulneren los derechos humanos o la prevención, sanción y protección de las víctimas de violencia de género. Suma también como reto la defensa internacional de los derechos humanos y de las personas refugiadas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorContra el pesimismo
Artículo siguienteTensa espera por los dos trabajadores desaparecidos en el derrumbe del edificio de Madrid
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 6 =