El pasado 10 de diciembre se cumplieron 34 años de democracia ininterrumpidos en Argentina, el mayor período democrático en su historia, y más allá que los procesos son colectivos, el liderazgo que tuvo Raúl Alfonsín en él es clave.

Si el peronismo hubiera triunfado en las elecciones de 1983, como lo había hecho en todas las contiendas electorales en las que había participado desde su surgimiento, como dice la canción, otro gallo cantaría, puesto que entre otras cosas, avalaba la denominada Ley de Autoamnisía que declaraba ‘extinguidas las acciones penales emergentes de los delitos cometidos con motivación o finalidad terrorista o subversiva, desde el 25 de mayo de 1973 hasta el 17 de junio de 1982. Los beneficios otorgados por esta ley se extienden, asimismo, a todos los hechos de naturaleza penal realizados en ocasión o con motivo del desarrollo de acciones dirigidas a prevenir, conjurar o poner fin a las referidas actividades terroristas o subversivas, cualquiera hubiere sido su naturaleza o el bien jurídico lesionado. Los efectos de esta ley alcanzan a los autores, partícipes, instigadores, cómplices o encubridores y comprende a los delitos comunes conexos y a los delitos militares conexos.’ y por si fuera poco ‘nadie podrá ser interrogado, investigado, citado a comparecer o requerido de manera alguna por imputaciones o sospechas de haber cometido delitos o participado en las acciones a los que se refiere el artículo 1º de esta ley o por suponer de su parte un conocimiento de ellos, de sus circunstancias, de sus autores, partícipes, instigadores, cómplices o encubridores.’, y que si alguien pretendía contrariar el espíritu de esta ‘ley’ y se presentaba ante la justicia, ‘los Jueces Ordinarios, Federales, Militares u organismos castrenses ante los que se promuevan denuncias o querellas fundadas en la imputación de los delitos y hechos comprendidos en el artículo 1º, las rechazarán sin sustanciación alguna.’

Para ser claros y sin pretender hacer historia contrafáctica, sin el liderazgo de Raúl Alfonsín hubiera sido en extremo dificultoso que los argentinos estuviéramos celebrando hoy el vivir en democracia.

Pero para poder entender mejor su pensamiento, ubicándonos en el momento histórico, con las preocupaciones del momento y el contexto en el cual se desarrolló su presidencia, compartimos un texto con los discursos presidenciales, porque mejor que entender a quienes escriben sobre Raúl Alfonsín es entender lo que escribió Raúl Alfonsín.

Aquí  está disponible ‘Democracia’, el libro con los discursos presidenciales del mejor Presidente de la República que tuvo Argentina en los últimos 50 años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + catorce =