Dejando a un lado un dato evidente, que el club blanco lleva ya más de un mes navegando sin rumbo   los problemas del Real Madrid o buena parte de ellos se los crearon ellos mismos.

Porque su comienzo de temporada, llevándose con claridad las dos Supercopa y sobre todo dejando muy de manifiesto su superioridad ante el Barça, le dejaban teóricamente en una situación más que privilegiada para hacer una temporada redonda.

No coincido en nada con CR cuando dijo eso de que la plantilla era inferior a la de la campaña anterior. Puede que se acercase a corto plazo, pero los fichajes realizados, salvo las dudas que deja Vallejo, hacen un equipo más fuerte de cara al futuro.

Como se suele decir en el bando rojiblanco, mi opinión es que la de ahora es una de las mejores plantillas que han tenido los del Bernabéu en toda su historia, mirando al futuro.

Regresando al partido ante el Borussia Dortmund no pudieron ser mejores los primeros minutos. Antes del cuarto de hora ya tenían una ventaja de dos goles. Porque primero Borja Mayoral, se avivará el debate, para mí injusto, con Benzema, finalizando con calidad y luego un golazo de CR. Batiendo el luso el record de ser el primer jugador en marcar en los seis partidos de la fase de grupo.

Llegaban, era evidente, los alemanes  muy tocados. En resultados y en lesiones. Tan mal están que necesitaron treinta minutos para poder demostrar lo que les hemos visto en los últimos años.

Se relajaron los blancos, apareció Pulisic, gran futbolista, y llegó lo que tenía que llegar antes del descanso. El gol de ese madridista de corazón que juega en Alemania, Aubameyang.

Y el de Gabón, empeñado en cumplir su promesa a la abuela de jugar en el Real Madrid, necesitó pocos minutos para conseguir de manera brillante el empate. Algo que se podía esperar.

Los de Zidane mostraron su actual vulnerabilidad. Que se agranda con una nueva, presuntamente, lesión de Varane a quien la fragilidad de sus rodillas le pueden llegar a impedir ser un central que marque historia.

Puso el técnico galo toda la clase que hay en su equipo. Juntos, creo que por primera vez, Isco, Asensio y Ceballos. Me gustan los dos primeros, mucho, pero el andaluz tiene una calidad que puede igualar a la de esos compañeros. De ahí mi impresión que el Madrid, éste que no consigue demostrar su superioridad, puede estar tranquilo de cara a su futuro.

Decepcionando como lo está haciendo pero el equipo blanco llegara un momento en que explosionará y resultará casi invencible. Este miércoles fue Lucas Vázquez quien les dio la victoria. Pero este equipo, que acabó el partido mereciendo la victoria, tiene recorrido. Porque están, también, Theo Hernández o Marcos Llorente jugadores que, seguro, también llegarán muy lejos. El Madrid, ante un Borussia disminuido, vence sin que todavía explosione la calidad de su plantilla

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + siete =