Después de lo visto el pasado domingo en Montilivi quedaba claro que el Real Madrid tenía una deuda con el fútbol. Por eso considero acertada la decisión de Zidane al mantener el mismo once, salvo el obligado cambio de Nacho por el lesionado Varane.

Entre otras cosas porque sigo pensando que son esos los futbolistas que pueden mantener al club blanco en la élite mundial. Y no sé lo que está pasando en el vestuario madridista, obviando desde luego que haya una rebelión contra el técnico galo. Pero el Madrid ha perdido ese toque de gracia que demostró al comienzo de temporada.

Visitaba por primera vez Wembley y en esos primeros cuarenta y cinco minutos no hubo muchas diferencias entre el Tottenham y los madridistas. Porque el gol británico vino precedido de un claro fuera de juego,

Un lastre para los visitantes que sin hacer nada del otro mundo, tampoco parecía que mereciera ir perdiendo. Así es el fútbol. Lo que no quita para reconocer que se ha perdido buena parte de la magia que se vio en los blancos allá por agosto.  

Vale que en Getafe, Girona y Londres recibiera goles en fuera de juego, pero se les debe pedir más a los de Zizou. Que tras el segundo tanto de Dele Alli, tras tocar en un defensor veía que no solo se les iba el primer puesto del grupo sino también el futuro madridista en la Champions.

Porque el tercer gol de Eriksen  dejaba al Madrid  como un boxeador tocado y casi derrotado.  Más bien estaba derrotado. No cambia mi opinión. El club madridista  tiene mucho para ser número uno, pero ahora no lo es.

Ha entrado en un vertiginoso camino que le puede llevar a una auténtica deblace. Acabando el partido con un Tottenham recibiendo olés en todas sus jugadas. Dejando al margen el resultado, ninguna noticia buena para los del Bernabéu. De nada valió el gol de CR a falta de diez minutos. Duro correctivo para el Madrid ante el Tottenham que solo el pinchazo del Borussia le permite tranquilidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 10 =