La Champions en la segunda jornada de grupos nos premiaba con un partido esperado por todos. Mucho se ha hablado este verano del PSG. Verdadera estrella en el apartado de fichajes con la contratación de Neymar y MBappé.

Unay Emery cuenta con una plantilla donde le van a exigir títulos. Y la primera gran piedra de toque para saber hasta dónde pueden llegar los parisinos la tenían esta noche. Recibiendo ni más ni menos que al Bayern Munich.

Añadiendo, además, el morbo de ver como vuelven a congeniar sobre el césped Cavani y Neymar después de sus disputas por ver quién es el gallo del corral. Para los madridistas también curiosidad por ver el rendimiento de James en el cuadro germano. El árbitro, nuestro Mateu Lahoz con lo que el espectáculo parecía asegurado.

Solo necesitó dos minutos Neymar para hacer una de sus más típicas jugadas, mostrando una generosidad no tan habitual al pasar la pelota a un Alves totalmente solo que marcó el primer tanto.

No podían empezar mejor las cosas para los locales, que apenas aguantaron ocho minutos dominando. Porque el Bayern se despertó y ya eran suyas las mejores ocasiones. Bien James,  participativo y jugando en una posición más adelantada que en el Real Madrid. Aunque luego fuera el primer sustituido. No fue el peor de los de Ancelotti.

Neymar no tuvo problemas en aplicarse en tareas defensivas ante el acoso de los de Ancelotti que perdonaron algunas ocasiones. Algo que no hizo, perdonar, el PSG con un contragolpe mortal que nació de las botas de Alves, para después pasar por las de MBappé quien en un gesto que muestra su calidad le dejó la pelota a Cavani para que el uruguayo empalmase un disparo mortal.

Curioso ese resultado y espectacular la aparición de MBappé y Cavani que hasta ese momento estuvieron casi desaparecidos.

Lo que no quita para que a partir de ese momento el tridente parisino  comenzara a funcionar. En un primer tiempo que dejó dos cosas claras. A la contra el PSG va a resultar complicado de parar y la otra que el Bayern confirma, tercero en la Bundesliga, que no está en su mejor momento.

Desaprovechó una de esas ocasiones que no se pueden fallar Neymar, quien recibió una digamos cariñosa señal de ánimo de Cavani. Porque en la continuación seguía siendo del Bayern el dominio y hasta alguna oportunidad de gol, pero el peligro estaba en el contragolpe del PSG.

Como no tardó en demostrarse. Otra gran jugada de MBappé finalizada en esta ocasión por Neymar. Y es que el partido tenía un fácil resumen. Emery ha comprendido que con el marcador a favor no hay nada mejor que estar dominado. Porque cuenta con tres delanteros que pueden decidir un partido en cualquier momento. Aunque el juego de equipo del PSG siga dejando mucho que desear. Como el centro de su defensa.  Mayores deben ser las dudas de Ancelotti. Este Bayern no asusta como lo hacía en las pasadas temporadas.

El PSG supera con éxito ante el Bayern su  primera prueba de fuego porque su tridente atacante da miedo.

Por lo que respecta a los equipos españoles, como era de esperar el Barça ganó en Lisboa aunque con más problemas de los esperados. Y en el Metropolitano tras el tanto de penalti de Griezmann los de Simeone acabaron perdiendo ante el Chelsea. El Atlético  se complica la vida en Champions.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − cuatro =