“No se podría explicar ninguna de las conquistas del mundo obrero sin la movilización en la calle”. Esto es lo que nos dice José Aranda, secretario de Acción Sindical de la Confederación General del Trabajo, al hilo de esta nueva convocatoria de las Marchas de la Dignidad que tendrán lugar en Madrid el próximo sábado 27 de mayo.

Y precisamente ahora, con un PSOE aparentemente renovado y un Podemos que ha planteado una moción de censura al PP, los trabajadores y las trabajadoras toman la palabra para decir que los derechos no se consiguen en las urnas, sino en la calle. La política-espectáculo es una cosa y la realidad de los centros de trabajo y las colas del paro son otra bien distinta, pese a que el foco informativo, en demasiadas ocasiones, se abstraiga de la verdadera realidad cotidiana y sólo acuda a ella en forma de denuncia para beneficiar los argumentos (y no siempre para reforzar las acciones) de sus correligionarios.

El lema inicial de Las Marchas de la Dignidad era Pan, Trabajo y Techo. Este año el lema se amplía: PAN, TRABAJO, TECHO E IGUALDAD. El trabajo feminizado en España es sinónimo de trabajo precario. Dicho de otro modo: las mujeres sólo tienen opciones reales de obtener un empleo si es dentro de los trabajos más precarizados. Por eso, desde la lucha obrera es necesario tener en cuenta este enfoque de género desde el principio y, por este mismo motivo, las organizaciones que han hecho el llamamiento para el próximo 27 de mayo han decidido incluir la igualdad en su lema. Cabe destacar, por otra parte, que la manifestación más multitudinaria en lo que llevamos de año ha sido la del 8 de marzo con motivo del día de la mujer.

Son más de cincuenta organizaciones quienes convocan las Marchas de la Dignidad. No hay ningún partido político detrás de las mismas; tampoco están CCOO o UGT, sindicatos que cada vez son percibidos con mayor descrédito por parte de los trabajadores debido a sus constantes casos de corrupción, a su colaboración necesaria en la destrucción de empleo a través de procesos de ERE´s, o a su pasividad galopante en momentos tan traumáticos como los presentes para la clase trabajadora. El sindicato con mayor representación a nivel estatal que lidera estas Marchas de la Dignidad es la Confederación General del Trabajo (CGT). También son convocantes, entre otros, sindicatos como AST, COBAS o SOLIDARIDAD OBRERA.

Salen a la calle para exigir la derogación de las reformas laborales, para defender las pensiones públicas, para defender los servicios públicos y para acabar con las leyes mordaza. Salen a la calle también contra la violencia machista y los feminicidios y para exigir igualdad: “a igual trabajo igual salario”. Dentro de las Marchas, el bloque combativo, de marcado carácter sindical, exige empleos más estables, salarios dignos y una Renta Básica. Exigen amnistía social para las personas que están presas o procesadas por luchar frente a los poderes establecidos en defensa de los derechos sociales. Se oponen al pago de la deuda y a la UE y FMI, y abogan por la defensa de los Servicios Públicos como Derechos Esenciales de las personas.

Hay seis columnas que finalmente confluirán el próximo 27 de mayo en Madrid y que han partido de todos los rincones de España. Los organizadores nos anticipan que vendrán más de 100 autobuses de cara a la convocatoria de este sábado, por lo que se espera que la afluencia de manifestantes supere incluso a los de pasadas convocatorias.

Pueden obtener más información en http://marchasdeladignidad.org

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCementerios civiles
Artículo siguienteLa verdadera Constitución de Mancera
Julio Fuentes González nació en Linares, Jaén, en 1976. Es licenciado en filología hispánica por la Universidad de Córdoba y ha publicado relatos en diversas revistas literarias. En el año 2000 publicó Una cucharilla partida por el agua en la editorial Círculo de Lectores, en volumen conjunto con la obra Manaos de Alberto Vázquez-Figueroa, siendo seleccionado para este proyecto de la mano de Sergio Gaspar y Silvia Sesé. Es técnico superior en prevención de riesgos laborales y ha desarrollado una intensa actividad sindical. En la actualidad está finalizando Perímetro Flexible, su primera novela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 1 =