Querida amiga:

Ayer asistí a tu entierro, la tristeza se mezclaba con la impotencia mientras un mismo comentario se oía entre el silencio anterior y el sepulcral: 

– ¡parecía un hombre normal!!

Desde 2003, en España se realizan estadísticas de las mujeres fallecidas por violencia de género, 971 son las mujeres que han sido asesinadas por los hombres “que decían amarlas”, esos que incluso son capaces de matar a sus propios hijos porque es lo que más le va a doler a ellas.

Lo peor no es que nos estemos acostumbrando a oír estos crímenes en las noticias, afectándonos menos que cuando pierde nuestro equipo de fútbol. Lo peor es que convivimos con esos “seres” y no vemos más allá de su apariencia, bueno, no queremos ver, es más fácil decir:

-¡Parecía un hombre normal!

Mucho tiene que cambiar nuestra mentalidad para hacer frente a esta lacra que nos mata.

 

Querida amiga:

Tu sufrías en silencio el maltrato que recibías porque te sentías culpable, porque él se encargo de anularte como persona.

Él vivía una vida normal. En su entorno era considerado normal, a veces sacaba su agresividad, motivo por el que nadie se atrevía a rebatirle nada, a veces hacia comentarios machistas pero nadie los daba importancia; a veces se metía con compañeras de trabajo pero “son cosas de ellos”; a veces alguien comentaba tímidamente “pobre su mujer” pero era más fácil achacarlo a que “está enferma

En España, de enero a junio de este año se han denunciado 788, es decir ¡¡más de 4 agresiones sexuales al día!!, a las que habría que añadir esas agresiones silenciadas por mujeres que no se han atrevido a realizar la denuncia.

 

Querida amiga:

Tu madre no ha podido asistir a tu entierro. Tu madre, esa mujer pacifista y nada violenta que cuando descubrió que estabas siendo maltratada, valoró si ser ella la ejecutora “del ser” antes de que él acaba con tu vida ¡que no haría una madre por salvar a su hija!, pero ¿Por qué la engañaste diciéndola que le habías dejado si le seguías viendo en secreto. Ya sé que estabas totalmente anulada por él Ser.

Según nos dice el medico, tu madre ya no volverá a ser la misma nunca ¡está muerta en vida! Seguramente la recluirán en un centro especial, tal vez nunca pueda visitar esta tu sepultura.

Ella se enfadaba cuando los demás le negaban sus miedos. “parecía una persona normal

En lo que va de año, hasta principios de noviembre, la cifra de asesinadas en España es de 44 mujeres, 31 de ellas no había presentado denuncia contra su agresor.

Se han interpuesto 42.077 denuncias, de las que 1.170 las realizó la victima, 152 la familia, 2.186 terceras personas, 34.589 surgieron de los atestados policiales y 3.980 mediante parte de lesiones en el juzgado.

 

Querida amiga:

Vengo del entierro de tus hijos, ¡el dolor no me deja respirar!, no me extraña que los médicos te mantengan sedada para paliar ese dolor que nunca se podrá aliviar con medicina alguna, nadie podrá quitarte ese puñal que llevaras clavado el resto de tu vida.

¿Cómo ibas a imaginarte que El Ser sería capaz de matar a sus propios hijos?. No dejas de repetir: “mátame a mí no a ellos”, tus hijos están muertos, tu envoltura corporal seguirá vivo pero tú también has muerto.

Desde 2013 se cifran en 27 los niños y niñas que oficialmente han sido asesinados por aquellos que los engendraron, aunque se estima que son realmente 83 los menores de 16 años del llamado Feminicidio. 

En algunos casos El Ser también ha asesinado a otros familiares que se encontraban con la victima en ese momento.

 

Querida amiga:

Hoy 25 de noviembre acudiré a la manifestación convocada contra la violencia hacia las mujeres. Por cierto ¿sabes que el dictador que dio pie a la institución de este día está enterrado en Madrid, en el cementerio municipal del Pardo?

Si Rafael Trujillo Molina, el que fue Generalísimo de la Republica Dominicana, un dictador que mando asesinar a más de 50.000 personas, entre ellas a las Hermanas Mirabal, el 25 de noviembre de 1960. 

En 1981, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, aprobó conmemorar la fecha en la que fueron asesinadas las hermanas Mirabal. En 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas asumió esta conmemoración invitando a los gobiernos y demás estamentos a desarrollar actividades encaminadas a sensibilizar a los ciudadanos sobre la violencia contra la mujer.

 

Querida amiga:

¡Qué silencio en tu última morada! ¡Tu silencio fue cómplice para que acabaras en esta fosa!, pero no solo el tuyo, también el silencio de los que te rodeaban, los que “algo intuían” pero es más fácil decir: “Parecía un hombre normal

MUJER NO AGUANTES, NO CALLES, PIDE AYUDA

HOMBRE, MUJER, NO SEAS COMPLICE DE ESE SILENCIO, DENUNCIA

UNA MUJER MALTRATADA ESTA ANULADA, ACTUA POR ELLA,

SE SU VOZ Y PROTEGERAS SU VIDA, LA DE SUS HIJOS

¡ DENUNCIA ¡

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + dieciseis =