En los últimos meses en el PSOE los acontecimientos que los socialistas estamos viviendo están cargados de sentimientos.

Ser hoy militante y estar participando de forma activa, es lo más similar a caminar por una sierra; tan pronto estás abajo con un profundo enfado y decepción, como estás en el pico viviendo situaciones cargadas de optimismo y emoción que animan a seguir trabajando por unas siglas que representan para muchos de nosotros una parte importante de nuestras vidas y de nuestro día a día.

Por ello, siento lástima de los que, aun figurando en el censo de militantes, deciden ver desde la barrera el proceso de primarias manteniéndose neutrales como si de un gel de baño PH 5.5 se tratara; y siento lástima porque creo que se están perdiendo una parte importantísima y determinante de nuestra historia, siento lástima porque la ilusión, entusiasmo, pasión y emoción que desprende la militancia activa es signo de que el cambio en el funcionamiento interno del PSOE está cerca porque la mayoría lo reclama y porque los paradigmas de la nueva política así lo exigen.

Confío plenamente en el buen criterio de la mayoría de mis compañeros; todos somos socialistas porque sabemos que ejerciendo socialismo desde las Instituciones, es la mejor manera de hacer política para los más desfavorecidos; es una manera de vivir en armonía en un sistema donde la libertad, igualdad y fraternidad son máximas imprescindibles para recuperar y mantener un Estado de Bienestar.

La mayoría de los medios de comunicación valora como muy alta la participación en la recogida de avales. Cierto; el grado de implicación es el más alto de nuestra historia, pero no dejo de pensar que aproximadamente 50.000 afiliados no avalaron a nadie y no se decantaron por ninguna opción. Considero que es una cifra lo suficientemente importante como para tener en cuenta dada la gravedad de la situación y lo mucho que nos jugamos.

Es por eso que cada uno de nosotros debería repasar mentalmente nuestra seguro que larga lista de compañeros que conocemos, y plantearnos tener una charla con los que no se han implicado y saber las razones por las que no lo han hecho; seguro que algunos por falta de tiempo, otros por no saber dónde dirigirse y, a saber cuántos, porque no son conscientes de lo importante que es participar, votar y decidir qué modelo de partido queremos para el PSOE; si el que desde las mesas camilla se decide el rumbo político de los socialistas españoles como así ha sido hasta ahora salvo honrosas excepciones o, un modelo de partido en el que la militancia tenga poder de decisión sobre los temas realmente importantes que afectan no sólo a nosotros, sino también a nuestros vecinos, amigos y conocidos que como buenos socialistas que somos y aplicando el principio de fraternidad, queremos lo mejor para ellos. Estoy segura de que si la militancia hubiera sido consultada y el resultado fuera vinculante, hoy no estaba gobernando Rajoy.

También escucho a diario una afirmación que me preocupa además de considerarla errónea y de talante interesado; dicen que el PSOE está roto, deshecho, que la escisión está servida gane quien gane… y lo que me parece más grave, algunos compañeros utilizan el trasnochado discurso del miedo manejándolo con tal soltura como si del mismísimo Partido Popular lo hubieran aprendido, afirmando que la ruptura tomaría forma si Pedro Sánchez es el ganador de las primarias.

No, rotundamente no, el PSOE no está ni roto ni deshecho, el PSOE está más vivo que nunca, y esta afirmación toma forma al observar la movilización que los socialistas estamos manifestando asistiendo a los actos de los candidatos en todas las comunidades; pero sobre todo, la movilización que provocan los encuentros con Pedro Sánchez, a los que los socialistas asistimos libres, sin ataduras ni presiones a escuchar un proyecto de futuro que a la vista está, ilusiona y convence, un proyecto que no sólo atrae y seduce al militante, también al simpatizante, al votante, al ciudadano que va a decidir en urnas si el proyecto socialista le representa o no.

No nos dejemos embaucar por medios interesados, por discursos anacrónicos que infligen miedo, no nos dejemos llevar por el hastío, formemos parte activa de este proceso votando el día 21 al candidato que nos da voz, al candidato que nos plantea un partido socialista vivo y en el que nuestro criterio tenga peso y voto; un partido en el que, como en la mayoría de los partidos socialistas europeos, la militancia no sólo es llamada para trabajar en procesos electorales pegando carteles y aplaudiendo en mítines, un partido en el que podremos decidir con nuestro voto lo que consideramos mejor para todos.

Algo simple pero hasta ahora utópico, un partido socialista con una militancia libre.

Con el PSOE podemos vertebrar la izquierda de nuestro país, claro que podemos, de hecho siempre lo hemos hecho, pero lo que tengo claro es que en estas primarias escorando a la derecha apoyando la opción que abanderó, defendió y hoy representa la abstención al PP, no vamos a llegar lejos, dejaríamos huérfanos a muchos socialistas y lo que casi es peor, quedaría en el panorama político un hueco ideológico que por pura física sería ocupado por otra formación política; por eso el 21 de Mayo, responsabilidad, criterio y ausencia absoluta de miedo… no existen razones para ello.

Mi voto, mi apoyo y mi compromiso, para y con el compañero Pedro Sánchez. Por coherencia y por socialismo, no tengo otra opción.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorArde Cabify
Artículo siguienteEl poder de las conversaciones
Socialista. Asesora para la Presidenta de la Comisión de Asuntos Jurídicos e integración Regional del Parlamento Centroamericano. Asesora para el Presidente de la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana EUROLAT 2005.

7 Comentarios

  1. la unica forma de que el psoe no se rompa es que vuelva a la socialdemocracia, esa que defendia el estado del bienestar in illo tempore, que rechace el gobierno de los cleptomanos, que rechace las reformas laborales, que rechace la prioridad en el pago de la deuda sobre los servicios a los ciudadanos, en fin el psoe aquel del programa del 82 (por supuesto sin solchaga y aquel funesto equipo economico que se cargo el tejido industrial) que ilusiono a muchisimos y permitio una aplastante victoria.
    si gana susana, el psoe perderá el favor poco a poco de los fieles que les quedan y pasara de ser la marca blanca del pp a ser engullido totalmente por éste.
    pero a susana y hernando les reservaran un puesto en la directiva ppera. Ya sabemos porque así se ha domostrado que hernando es un todoterreno que se adapta a cualquier superficie, ideologia, jefe, etc. puede trabajar al mismo tiempo con pedro sanchez y con su asesino. Un autentico camaleon

  2. Un tanto extremo su análisis, que respeto, y comparto en parte.
    Pero tengo claro, y así actúo, que sino nos implicamos, a partir del 22/5 no nos rasguemos las vestiduras.
    Salut!

    • si volver al programa con el que el psoe ganó las elecciones en el 82 es ser extremista, no me gustaria pensar que pasará dentro de quince o veinte años, porque de seguir esa misma progresion a lo mejor estan los de susana cantando el cara al sol en esas fechas

  3. Es imposible volver a la socialdemocracia,porque ya ha cumplido su ciclo historico.
    El desarrollo logico de la socialdemocracia es el social-liberalismo.Tenga en cuenta que la socialdemocracia real buscaba crear el socialismo, sin tomar el poder a la fuerza.Todos los partidos mal llamados socialdemocratas, ya ni piensan en crear un estado socialista.Han abrazado el liberalismo y por lo visto no piensan en soltarlo.Recuerde aquello de:Los parlamentos solo son el consejo de administraciòn de las grandes empresas.Eso lo dijo marx y decian que estaba loco y era antidemocratico.
    El tiempo y el mercado libre pone a cada uno en su sitio.
    La historia no ha hecho màs que empezar,no habia terminado como en los noventa nos habian vendido.

  4. La coincidencia mediática contra Pedro Sanchez, es tan clara, burda y escandalosa que todo militante “libre” del PSOE sabe que es artificial y ficticia, auspiciada por sus dirigentes actuales, con el único objeto de no perder sus privilegios.
    Agradezco a todos ellos la forma en la que nos están convenciendo de forma definitiva de cual es el voto correcto el próximo 21 de Mayo.

  5. Eva, a mi y a muchos afiliados nos importa muy poco que el partido se rompa, sería casi una necesidad y además cuando hablamos de ruptura lo hacemos de unos cientos de dirigentes y exdirigentes que el aso del tiempo y los sillones le han deformado la realidad y el valor y fuerza como personas que es nada.
    Que Felipe, José Luis, Bono, Leguina, Corcuera, vara, Lamban, Alfonso, Ximo y dos mil alcaldes más sean baja en el partido sería por un lado una bocanada de aire limpio y por otra quitarnos una carga ideológica hoy incompatible con un partido de izquierda, socialista, honesto y solidario y lo digo desde el convencimiento y la edad.
    El PSOE no se debe a sus dirigentes, el partido es una herramienta necesaria para revitalizar la sociedad, y asegurara a las clases medias y menos pudientes, un poco de esa solidaridad que le falta a las élites, derechos, acceso a beneficios sociales (Sanidad, educación, dependencia, cultura, pensiones, etc), a una justicia más imparcial, más justa y más rápida, y al derecho al pataleo(Huelga, manifestación y libertades individuales), parar los desahucios y darle un poco de alegría a todas esas familias que llevan demasiado tiempo viviendo sobresaltadas.
    Ese es el camino nos hemos propuesto seguir una buena parte de la militancia cansada de que nos tomen el pelo, los nuestros y los otros. Por eso hemos animado a Pedro Sanchez a abrazar nuestra lucha, desde el socialismo democrático, capaz de combatir a la derecha, a los privilegios de la Iglesia católica y a los chorizos tengan la ideología que tengan y por eso el día 21 tenemos y debemos ganar, para el día despues empezar a presionar para no dar tregua a los saqueadores y entonces será el momento de hablar de mociones de censuras y de medidas colectivas contra el gobierno del PP y quienes le apoyan.

    • Totalmente de acuerdo con tu comentario. Quería destacar la frase ” Por eso hemos animado a Pedro Sánchez a abrazar nuestra lucha…”
      Eso que dices acertadamente, es algo que no entiende el entramado político, mediático y de poder que apoya a Susana Diaz que se dedica a desacreditar (o mas bien despellejar) a Pedro Sánchez, cuando él es solo la cabeza visible de un movimiento cuya fuerza son los militantes que quieren “ser partido” y no solo “ser del partido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − uno =