El futbol español puede estar tranquilo. No solo tenemos una selección absoluta que ofrece todas las garantís, sino que en las categorías inferiores viene un relevo generacional que nos permite ser muy optimistas.

Como por ejemplo la sub 17 que ayer disputaba la final del Mundial ante Inglaterra. Un rival difícil de batir como lo demostró desde que el balón se puso a rodar. Suyo fue el dominio en la primera parte, pero no las ocasiones de gol.

Porque la Rojita jugando al contragolpe sorprendió a los británicos y ya a la media hora estaba con ventaja tras dos goles de Sergio Gomes. Una ventaja que podía ser más amplia si el madridista Moha no hubiera errado en el último toque, cuando estaba solo ante el portero.

La final estaba muy bien encaminada, de ahí la pena que en el último minuto el goleador británico Brewster consiguiera reducir las diferencias.

Y que les llevó al empate en el cincuenta y siete en jugada finalizada por White. Apenas pasados unos minutos  Miranda gozó de una clarísima oportunidad. Pero el dominio continuaba siendo para Inglaterra que obligó a Álvaro Fernández a tener que intervenir con acierto.

La que dicen es la perla de Guardiola, Foden, fue quien nos amargó la tarde al conseguir que Inglaterra le diera la vuelta al marcador con su tercer gol. Quedaban veinte minutos para intentar salvar el partido. A punto estuvo de conseguirlo Víctor pero un defensa británico sacó la pelota desde la misma línea de gol.

Lo intentó todo Santi Denia con sus tres cambios, pero su equipo no solo no logró empatar sino que vio como se le escapaba el partido, con el cuarto tanto de Guehi. Nuestro combinado no hizo un mal encuentro, pero en el cómputo general Inglaterra fue superior. Corroborándolo con el quinto tanto, obra de Folen. La Rojita se debe conformar con el segundo puesto del Mundial sub 17 de la India.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16? [newsletter_signup_form id=1]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + 14 =