A finales del año pasado había casi 49 millones de tarjetas de crédito en España, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España. Estos plásticos se han convertido en uno de los principales métodos de pago en nuestro país. Del total de las compras realizadas durante 2016 con tarjetas de crédito el 23 % fueron pagos en supermercados, seguidos por las compras de viajes y vuelos (16 %), lo que supuso un total de 716 euros de media por persona para esta finalidad, de acuerdo con el “I Informe bankintercard sobre el perfil y los hábitos del consumidor español con tarjeta de crédito”. Este sector ha sido el que más ha crecido con respecto a 2015 y es donde se realiza un mayor desembolso en el momento de la compra, ya que suele ser una única compra en vez de varias de menor importe repartidas durante el año.

Con el verano a la vuelta de la esquina y las reservas de vuelos y hoteles de las vacaciones en su punto álgido el comparador financiero HelpMyCash.com nos explica cómo financiar estos costes de manera responsable y pagando lo mínimo posible en intereses.

¿Cuánto me costaría financiar mis vacaciones de verano con una tarjeta de crédito?

Si decidimos abonar las compras realizadas con las tarjetas de crédito a comienzos del siguiente mes, no tendremos que pagar intereses por esta financiación. No obstante, teniendo en cuenta que se trata de un coste alto, 716 euros de acuerdo con el informe de bankintercard, lo más común es que decidamos pagarlo en cuotas mensuales. En este caso sí que tendremos que pagar intereses por la financiación, los cuales rondan el 20,78 % de media de acuerdo con los datos del Banco de España de marzo de 2017.

Para pagar los 716 euros gastados en viajes y vuelos en cuotas mensuales es imprescindible saber escoger el plazo y la cuota a pagar para evitar sobreendeudarnos. Un plazo demasiado largo podría llegar a hacer que paguemos el doble en intereses del principal utilizado con la tarjeta. Es importante escoger una cuota lo suficientemente alta para que el plazo sea lo más corto posible, aunque siempre primando que esta mensualidad no suponga un desequilibrio para nuestras finanzas personales.

Imaginemos que gastamos 716 euros para nuestras vacaciones y decidimos pagarlo en cuotas mensuales con un interés del 20,78 %. Si lo devolvemos en 3 meses, pagaríamos una cuota de 247 euros y solo se generarían 25 euros en intereses. En cambio, si decidimos devolverlo en 10 meses, aunque la mensualidad solo sería de 79 euros, los intereses ascenderían a 70 euros, casi el triple que escogiendo una cuota más alta.

De todas maneras siempre es aconsejable dividir los gastos de nuestros viajes para pagar al menos una parte con nuestros ahorros y la otra con la tarjeta de crédito. Así, nos aseguramos de mantenernos dentro de un presupuesto acorde con nuestro nivel económico y evitamos sobreendeudarnos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 3 =