Ha quedado para las hemerotecas aquello de que los clubs españoles en sus viajes a Alemania debían estar preparados para abrir el paraguas y aguantar el chaparrón durante los primeros quince minutos. Fuese cual fuese el estadio.

Y no hubo nada más que ver el comienzo del Borussia Dortmund-Real Madrid. Donde los madridistas en ese primer cuarto encontraron la espalda de la defensa local para disponer de tres claras ocasiones de gol. La mejor una de Carvajal donde el lateral se confundió al disparar él y no pasar el balón a Cristiano o Bale, totalmente solos.

También tuvieron su oportunidad los de Bosz en una jugada que acabó con la mano de Ramos, tan clara como que venía de un rechace de Keylor.  Pero no hubo mucho tiempo para la polémica porque en el minuto diecisiete el Madrid hizo la jugada que tanto se le resiste esta temporada.

Recuperación en el centro del campo, balón para Carvajal que ve a Bale desmarcado para dejar al galés una pelota que remató a la red de forma impecable. Con goles como éste o el de Anoeta, Bale gana enteros para mantenerse como titular.

 Estaba el partido en la situación ideal para el Madrid. Porque a los alemanes se les había cambiado el guion deseado. Más lanzado al ataque dejaba sus vergüenzas a la vista, con la lentitud en sus repliegues defensivos.

Y cuando el balón estaba en las botas blancas, los de Zidane hacían buscar fantasmas a los jugadores del Borussia. Más tranquilidad para los madridistas viendo la seguridad de su cuarteto defensivo, siempre anticipándose a sus rivales en ese primer tiempo.

Así vimos a Varane salvando un gol en el minuto inicial del segundo tiempo. Y tres después para ver la magnífica ejecución del contragolpe madridista. Balón para que corra Bale por la izquierda, pase de la muerte y gol 108 de Cristiano en la Champions.

Pero no es el Borussia de los que se rinde consiguiendo muy pronto reducir distancias gracias a un gol de la categoría que posee ese Aubameyang quien tiene complicado cumplir su deseo de jugar en el Madrid, aunque acciones como ésta a lo mejor animan a Florentino a contratarle.

De esta forma el partido se volvía más loco. Algo que no convenía al Real al que mejor le vendría volver a recuperar el dominio del balón. O aprovechar las contras como la de Bale, que no acabó en penalti porque  los blancos necesitan de una jugada muy descarada para que  el colegiado les pite la pena máxima.

Pero este martes no lo necesitaba el Madrid que volvió a mostrar una verticalidad impresionante en jugada en la que Modric pasa a Cristiano y éste marca su gol 109 en Champions sentenciando el encuentro. Y Zidane seguro que desea signifique  una inflexión ante lo ocurrido en los últimos encuentros.

Un buen Bale, más que bien, se marchó lesionado. Esta vez no parece que sea muy grave. Era muy importante esta victoria para dejar el grupo en una lucha solo entre dos, Madrid y Tottenham.

El Madrid jugó en Dortmund  V.O. Champions como CR que hizo otro doblete ante el Borussia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + 14 =