Todos los periodistas ingleses, incluyendo en la lista al maestro Santiago Segurola afirman que Rashford es el mejor delantero que se encuentra en las islas. Todos menos uno.

Y quién es él, quién podría remar contra la corriente, contra el sentido común. Pues solo una persona. Portugués de nacimiento, único en su mundo, falso visionario. Mourinho que en los dos meses y medio de este 2018, en este martes decidió que por segunda vez Rashford fuera titular ante el Sevilla.

A ese llamado entrenador, lo dudo, le define que prefiera sacar en el once titular a Fellany, cuyo único mérito, aunque la tuvo clara con los pies, es que de vez en cuando marca un gol con su extensa cabellera.

En definitiva, un primer tiempo donde las ocasiones fueron para el Manchester United pero el dominio del balón, del partido, para el Sevilla. Con un N´Zonzi que ya quisiera tener algunas de sus cualidades Pogba, ese por el que el visionario creo que hizo pagar más de cien millones de euros.

Y continuó el juego como le gusta a mi “amigo” Mourinho. Muchas jugadas que acababan en varios toques de cabeza y poco fútbol. Eso  le gusta. Correa no supo resolver una clara ocasión, pero a favor de los sevillanos estaba que Sergio Rico era una roca imbatible.

Problemas para los de Montela. Relativos porque se iba un blúff y aparecía otro. Se iba Fellany y entraba Pogba. Decisiones de ese amigo mío como es el luso. Pero fútbol es fúbol y en este mundo hay justicia.

Cuando llegó, apenas llevaba cinco minutos en el campo, Ben  Yeddar para dejar la eliminatoria sentenciada. Con un Sevilla que acabó superando a un Manchester United que es tan poca cosa como su entrenador. A pesar del postrero gol de Lukaku. El Sevilla despierta el teatro de los sueños que  Mourino se empeña en dormir y se va a cuartos de la Champions.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + cuatro =