Además de los siete trofeos que ha añadido a las vitrinas del Bernabéu, en sus cien partidos como entrenador del Madrid, Zidane ha conseguido que a estas alturas de la temporada en su once solo haya dos jugadores, salvo lesión o sanción, imprescindibles.

Que no son otros que Sergio Ramos y Cristiano. En los nueves puestos restantes las variaciones pueden llegar en cualquier momento, como se volvió a demostrar en Getafe. No solo por el gol que abría el marcador, sino por otras muchísimas más cosas incluiría a un tercero en esa categoría de imprescindible. Sí, Benzema aunque soy plenamente consciente de que no son mayoría los que piensen lo mismo. Así es la vida.

En un partido que quedó claro desde el principio no iba a ser sencillo para los blancos. Con un césped muy alto y un rival que lejos de ir a la batalla decidió que la mejor forma de parar al rival era detener constantemente el juego. Con faltas no graves pero sin tan reiterativas que merecía alguna amarilla más de la que recibió Arrambarri.

El dominio de la pelota era del Madrid pero aparte de la jugada del gol de Karim, que se inició en un fallo local, Guaita apenas tuvo que intervenir en una ocasión, brillantemente para detener un disparo de CR.

Con desventaja en el marcador el conjunto de Bordalás estaba obligado a ofrecer algo más en el segundo tiempo. Pero no, el técnico local prefirió no cambiar nada pensando que esa mínima desventaja le permitía dejar pasar los minutos mientras nada cambiase. Y cambió, vaya si cambió, porque en el minuto cincuenta y cinco el Getafe empató con un gol en el que es difícil saber su autor pero no que Molina estaba probablemente en posición de fuera de juego.

Demasiado premio para lo que los locales estaban haciendo, pero la realidad es que ese tanto desconcertó al Madrid que tardó un tiempo en volverse a hace con el mando, en el tramo donde, curiosamente, menos intervino Asensio.

Así las cosas, Zidane decidió hacer dos cambios de una tacada, entrando Theo e Isco por Marcelo y Lucas Vázquez. Lo que no afectó a lo ofrecido por los visitantes ni a un Getafe que continuó con un juego donde las faltas parecían ser una de sus bazas para no irse de vacío.

Cristiano llegaba a este partido sin haber inaugurado su cuenta goleadora en la Liga. Y no pudo cambiar esa racha en mejor ocasión. Cuando faltaban seis minutos y al Madrid se le escapaban dos puntos y a la espera de lo que ocurriera en el Metropolitano, quizás la Liga.

Trece victorias consecutivas en campo ajeno para los madridistas. En un encuentro que fue de todo menos bonito porque así lo quisieron los de Bordalás. Y en cuanto a las novedades de Zidane especial atención para Achraf y Marcos Llorente. Ambos cumplieron de sobra pero gusta especialmente el desparpajo del lateral para ser su segundo partido en Primera. Cristiano desatascó un partido que se le atragantaba al Madrid ante el Getafe.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − quince =