Debemos darnos la enhorabuena de que nuestra sociedad esté muy por encima de los políticos. Porque después de los días convulsos vividos en Cataluña hasta se habló de la posibilidad de suspender este Girona-Real Madrid en previsión de posibles incidentes.

La realidad, al final, demostró que no hubo ningún altercado y al club blanco, incluso, se le pitó menos que en cualquier otro estadio. Vamos que para los de Zidane la zona hostil no estaba en las gradas sino sobre el césped.

Porque el Girona salió a jugar a lo que sabe logrando que su rival en ningún momento tuviera el partido bajo control. Llegó a crear ocasiones de gol como en aquel disparo de Moffeo, el jugador cedido por el City vale para mucho más que ser la sombra de Messi, que acabó en el palo.

La jugada precedente al gol del Madrid. Rápida, como le gusta a este equipo que acabó con el tiro de Cristiano y la pequeña cantada de Bono. Que en lugar de despejar en dirección a la banda dejó el balón delante suyo, apareciendo Isco para rematar.

Pero esa ventaja era solo en el marcador. Los de Machín mandaron otro balón al palo y estuvieron siempre muy atentos a las excesivas pérdidas que se producían en el Madrid .

El partido como luego se vería estaba muy abierto. El Girona ya demostró que jugando como lo hizo ante el Atlético puede hacer frente a cualquiera, no como frente al Barcelona.

Y así sucedió, porque en cuatro minutos los de Machín dieron la vuelta al marcador con tantos de Stuani y Portu. No sirve de excusa que en el de este último pudiera haber fuera de juego.

En ambos goles la defensa blanca dejó mucho que desear. Como todo el equipo en general. Sus intentos para variar la situación siempre resultaron muy espesos, sin crear una sola ocasión de peligro clara. Lo cual es muy grave porque salen de este desplazamiento a ocho puntos del Barça.

Ningún pero se le puede poner a la victoria local. Pusieron muchas más ganas por llevarse los tres puntos y lo consiguieron. Un Madrid sin nada destacable pierde justamente en Girona y queda en una situación muy delicada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =