No seré yo quien ponga en duda la inmensa categoría de Messi. Algo que no admite discusión, sí que el de Rosario tiene pinta de ser, los hechos están ahí, muy especial a la hora de elegir sus compañeros en el ataque del Barcelona.

Ejemplos los hay y ya se puede decir, sin temor a errar, que a Dembelé le ficharon sin consultar con el argentino. Porque el galo lleva ya tres semanas recuperado de su segunda lesión en los siete meses que lleva a las órdenes de Valverde.

Y ni está ni parece que se le espere. Porque un jugador por el que se paga más de cien millones de euros es para jugar partidos como el de este martes ante el Chelsea. Pero el técnico blaugrana prefirió un obrero, o sea Paulinho, que un teórico filigrana como Dembelé.

Una posible estrella que a sus 20 años parece claro que no ha entrado con el pie derecho en el Nou Camp. A Messi no le convence y eso cuenta tanto como para que en la duda entre Benzema o Higuaín fuera este último quien se marchara del Madrid. Decisión en la que Cristiano seguro tuvo mucho que ver. Pero el luso tiene muchas menos muescas en su revolver que Leo.

Quedándome a gusto con lo escrito, vayamos al partido. Conte, con un pie más fuera que dentro de Stamford Bridges, planteó el encuentro con una idea clarísima. Que el Barça no marcara. De ahí que solo pusiera a Hazard como delantero.

Aun así, fue el Chelsea quien tuvo la mejor oportunidad con dos disparos al palo de William en los primeros cuarenta y cinco minutos. Y Dembelé y sus más cien millones en el banquillo.

Courtois  vivió una primera mitad más que tranquila. Porque si es verdad que el Chelsea prefería no recibir más que marcar fueron ellos quienes más hicieron para ponerse por delante. Y Dembelé y sus más de cien millones en el banquillo.

Necesitaba a todas luces profundidad el Barcelona momento en el que Vidal se puso a calentar. No Dembelé y sus más de cien millones.

Y como estaba sobre el césped un William que no se quería ir de vacío, aprovechó su tercer disparo para marcar. Con Dembelé y sus más de cien millones en el banquillo.

Va ganar la Liga, la Copa y a lo mejor la Champions, pero complicado lo tiene Valverde si saca a calentar a ese André Gomes que nadie se explica cómo sigue en esta plantilla, o a Denis Suárez antes que a Dembelé y su más de cien millones.

Pero siempre le queda al Barça Messi. En un clamoroso fallo de la defensa del Chelsea. Se llevaban un empate que no reflejaba lo visto en el campo.

Demasiado premio para el Barça en su visita al Chelsea con Dembelé y sus más de cien millones en el banquillo

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 5 =