Uno de los peores días, de los anecdóticos no importantes, que recuerdo fue cuando hace unos tres años me cruce con Sarabia, ya jugador del Getafe, ya internacional sub-21, en un centro comercial de las afueras de Madrid. Enseguida le reconocí, pero me costó reconocer que no me había confundido. Era un chavalín. Claro. Podía ser mi hijo perfectamente, de hecho una de mis hijas tiene más años que él. Me hizo sentir viejo. Sarabia.

Sí, el mismo que le marcó el primer gol a la Real Sociedad. Muchos pensaron que Monchi, por una vez, se había confundido con un fichaje. Si es un jugador con poca corpulencia, si no se sabe dónde puede jugar, sí… Pues Sarabia se ha convertido en una de las grandes revelaciones de ese Sevilla que, mientras estuvo el sabio Monchi, se ha ido reinventando temporada tras temporada.

En plena Feria de abril, o mejor sería decir de mayo, un partido fundamental para ambos equipos. Con esa duda de que encuentro en Feria muchas veces ha significado derrota sevillana. Ya sea de los del Nervión o el Betis. Como a Sampaoli no le veo asiduo de ese festejo, seguro que no ha tenido problemas en prohibir cualquier desliz festivo a sus jugadores. Eran mucho más que tres puntos para los locales y para la Real Sociedad. Ambos con la mirada puesta en Europa. Me gusta más el fútbol de los guipuzcoanos  que los de ese  argentino que durante los partidos se mueve como los muñecos de Lego en esa área técnica que para él parece ser peor que una celda.  Jugaron de tú a tú. Cada cuál utilizando sus armas. Demasiadas cosas en juego como para pedir detalles brillantes.

Más probables eran errores como el que se dio para que la Real empatase.  Que se pudo poner por delante si Vela, el que antes marcó, no fallara la ocasión más clara del partido. Los donostiarras ya dominaban el juego. Y la afición sevillista vio la ocasión de mostrar su enfado con Sampaoli.

Que tiene un pie en Sevilla y otro en Argentina, para ser su seleccionador. La expulsión de Zurutuza, más que discutible, dejaba a los de Eusebio en una situación  incómoda  para los quince minutos que quedaban de partido.  De ahí al final, lógico, acoso y derribo por parte de los sevillistas. Bastante tenían los visitantes con aguantar. Sampaoli y Eusebio no se fueron de Feria, Sevilla y Real Sociedad con un punto que no les vale.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − uno =