Si había un duelo que marcaba este Real Madrid-Tottenham ese era sin duda el de Cristiano y Kane. Dos auténticos killers del área. Todos los ojos, incluidos los de los defensas de ambos equipos, puestos en ellos.

Y en el primer tiempo la balanza se decantó para el luso. Cierto que en el auto gol de Varane mucho tuvo que ver la cercanía del ariete británico, pero CR lanzó un balón al palo, otro que se fue por poco y transformó en gol el penalti que se le hizo a Kroos.

Que fue pena máxima por mucho que Antonio Esteva, al chico además de bastante pobre retrasmitiendo  no le tira el blanco, mostrara sus muchas dudas. Y, ojo, que en el área de Navas también hubo una jugada que pudo ser considerada como penalti.

Se adelantaron los de Pochettino de una de las dos formas  con la que podían hacerlo. Al contragolpe o balón parado. Y fue con la primera, finalizada como ya queda dicho por el central madridista.

No eran superiores, ni mucho menos, los ingleses. El Madrid hizo unos buenos cuarenta y cinco minutos. Por ponerles un pero quizás le faltó rapidez a la hora de dar el último pase. Y de nuevo muy destacable la actuación de Achraf. Con mucho desparpajo y nada acomplejado por el  estadio y la competición. Colaboró para que se llegara al descanso con un empate que no sé si era injusto, pero que no lo sería si los de Zidane marcharan por delante.

Comenzó la reanudación con una gran parada de Lloris un remate bueno pero mejorable de un Benzema que estaba haciendo otras cosas muy acertadamente. Más serio, no obstante, el Tottenham que otros clubs de la isla en Champions.

No era un partido brillante pero sí muy interesante tácticamente. Pochettino no mandó a los suyos a una defensa a ultranza. Muy al contrario muy atentos a cualquier bajón del rival y presionando con acierto.

Aunque eso no le impedía pasar sus apuros con los arreones blancos que permitieron a Lloris volver a lucirse a disparo de CR. La igualdad en el juego se decantaba del lado blanco en cuanto ocasiones. Porque tras un nuevo disparo del luso el portero francés  volvía a salvar a su equipo.

Despertó el Tottenham que pudo adelantarse en el marcador si a Kane no se le hubiera hecho muy pequeña la portería blanca. Desperdiciando una ocasión que no se presenta muchas veces en encuentros como éste. Que ya no presentó más novedades hasta el final. Lloris salva a un Tottenham que no fue inferior ante el Real Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − tres =