El Mundialito es de esas competiciones que ningún equipo lamenta perder pero que si te lo llevas consigues cerrar un círculo exitoso o incluso salvar una temporada. En definitiva un torneo que no acaba de hacerse su sitio pero que tiene una indudable importancia.

Y si no que se lo digan a los jugadores del Gremio quienes intentaron marcar territorio desde el minuto uno. Con una entrada por detrás a Cristiano que no por ser al comienzo del encuentro dejó de merecer, como mínimo, la amarilla.

Después del paupérrimo rendimiento en la semifinal se vio otro Real Madrid, con su once de gala y tomándose con mucha responsabilidad el encuentro. Partiendo de una buena recuperación, los blancos tomaron el mando del juego.

Con sus laterales muy acertados, especialmente Marcelo, y un Modric y un Isco que hicieron lo que saben hacer, poner las pilas a sus compañeros. Se llegó al descanso sin moverse el marcador, pero no quedaban dudas de que los de Zidane habían sido muy superiores frente a los brasileños.

Un disminuido físicamente Sergio Ramos a punto estuvo de poner en un aprieto a los suyos con una entrada en el área a Luan que era muy interpretable como penalti. Porque ponerse por detrás del Gremio era muy peligroso.

Los brasielños, sin su mejor hombre sobre el césped, no son nada del otro mundo pero sí se les debe alabar lo serio que juegan en todas su líneas. Por eso, a pesar de su dominio, al Madrid le costaba crear ocasiones claras.

Y en esas situaciones nada mejor que las jugadas a balón parado, nada mejor que tener a Cristiano Ronaldo quien aprovechó el error de la defensa rival en su barrera para marcar, poner en ventaja a su equipo y de paso convertirse en el máximo goleador de la historia del Mundialito. Otro record para el luso.

A quien se le anuló un gol por un fuera de juego de Benzema cuando menos tan dudoso como la entrada de Ramos. Porque ante un Gremio que parecía no tener un plan b, los blancos seguían mandando. Con un nuevo balón al palo, esta vez a tiro de Modric.

Y de esa forma siguió transcurriendo el partido a su final. Donde se vio a un Real Madrid que no dio ninguna opción a su rival, Keylor apenas intervino, y que hizo con bastante acierto lo que se pide en una final como ésta. El Madrid se lleva su tercer Mundialito y logra el quinto título en 2017.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 10 =