Después de un  final y cambio de siglo donde el deporte español ha vivido su época más exitosa llega el momento en el que hay que mirar al relevo generacional que nos espera.

Ni en baloncesto o tenis, dos de las especialidades que más triunfos nos han dado se puede mirar al futuro con más optimismo que con La Roja. Ese cambio natural, los años no pasan en balde, ha afectado a todos.

Desde el seleccionador hasta los jugadores donde se está haciendo ese relevo de una forma que ya quisiera haber conseguido la RFEF. Esta Roja nos permite soñar. Que nuestra racha no acabó con los Casillas, Pujol, Xavi, Xabi o Torres.

Lopetegui, al que solo se puede criticar esa cara de estar permanentemente extreñido, ha hecho una fase clasificatoria de lujo.  Llegando al último partido con el pasaporte a Rusia alineando un once que en poco tiempo deberá marcar una época. No sé si tan brillante como la anterior generación pero cerca seguro que sí se andará.

Muchas novedades, cambiando táctica y sistema. Seguro, en definitiva, que tiene mimbres de sobra para rendir en cualquier partido. Y no le falta razón. Illaramendi, era jugador para el Real Madrid pero no se le concedió el tiempo necesario o a lo mejor no era feliz fuera de Motrico, y Jonhatan Viera, que debutaba, pueden ser titulares en esta selección en poco tiempo.

Finalizó el primer tiempo con un 0-0 que no hacía mucha justicia a lo visto sobre el césped. Con un público israelí que no se sabe si quería más que ganase su selección o la Roja. Lo digo por los aplausos que se llevaron todos  nuestros jugadores.

Nuestro seleccionador quería la victoria y lo demostró con el cambio de Aspas por Ramos, delantero por defensa. Pero a la Roja le costaba crear ocasiones ante un portero local que no daba mucha tranquilidad a los suyos.

Metimos más leña con la presencia de Isco pero no veíamos el gol. Pero tenía que llegar y llegó. Y me alegro no se sabe cuánto que fuera Illarramendi su autor. Se lo merecía con un disparo marca de la casa. Como nuestra selección.

Illarramendi logra que Israel no sea para La Roja el muro de las lamentaciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + Doce =