Real Madrid's Portuguese forward Cristiano Ronaldo reacts during the Spanish league football match Real Madrid CF vs UD Las Palmas at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid on November 5, 2017. / AFP PHOTO / GABRIEL BOUYSGABRIEL BOUYS/AFP/Getty Images

Una de las razones por las que el fútbol me parece apasionante es porque puedes ver un partido donde todo parece decantado de un lado y apenas se necesitan unos minutos para que todo cambie.

Eso es lo que me ocurrió con el inicio de este Athletic-Real Madrid. Porque apenas pitó el inicio Mateu Lahoz solo se necesitó ver cuatro o cinco jugadas para pensar que los tres puntos se los iban a llevar los blancos.

Porque se mostraban muy juntos sobre el césped. Tanto ern ataque como a la hora de recuperar balones. Había una sensible diferencia entre el juego de los locales, que están lejos de su mejor momento, y los de Zidane.

Que en los primeros cuarenta y cinco minutos dispusieron de dos claras ocasiones con el balón al palo de Benzema y un remate errado de CR. Cierto que el Athlétic supo recomponer su disposición a convertir el encuentro en algo más disputado, con oportunidades desperdiciadas también.

Pero cuando los jugadores se fueron al vestuario no había dudas de que las cosas eran distintas cuando el balón  estaba en los pies de los vascos o en los del Real Madrid.

Equipo obligado, por otra parte, a luchar por la victoria tras el  empate del Barça y la victoria del Atlético. Un  día ideal para que la Liga Santander volviera a ponerse más que interesante.

Reconozco que no sé si la ausencia de Beñat se debe a que está lesionado o que, como viene siendo habitual, Ziganda no confía mucho en él. Pero comparándole con Rico, esta vez titular, las diferencias a cualquier no le pasarían desapercibidas.

Como que a Raúl García le ponen especialmente estos partidos. Ante el Madrid. De quien no dudo que es un gran jugador de club pero sí de su deportividad. Como ese Aduriz que también pierde mucho de su calidad sobreactuando.

Creo que todo tan cierto como que el Athletic salió algo mejor en la segunda parte. A pesar que todo pudo cambiar si el colegiado, que por lo demás me parece el mejor, no concediese la ley de la ventaja en una jugada donde Cristiano tenía varias opciones para marcar.

Y mientras tanto ese Kepa en el ojo del huracán hizo muy bien su trabajo. Porque sus compañeros como los que pueden serlo en días cometían muchos fallos. Aunque no había duda de quién buscaba la victoria.

Se llegó al final con Ramos expulsado y con un Aduriz que se sabe bien la lección. Muchos errores en ambos equipos en un encuentro más emocionante que bonito. Donde al final los de casa quisieron hacer lo que no pudieron en noventa minutos En San Mames el Madrid empató un partido que buscó ganar ante un Athletic que no quería perder

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 17 =